Cine

Madrid acogerá la cuarta edición de los Premios Platino

El Ayuntamiento destinará un total de un millón de euros para la celebración del evento

El reparto de la película colombiana «El abrazo de la serpiente» posan con el Premio Platino a mejor película
El reparto de la película colombiana «El abrazo de la serpiente» posan con el Premio Platino a mejor película

El coordinador general del Ayuntamiento de Madrid, Luis Cueto lo anunció ayer en la localidad uruguaya de Punta del Este, lugar donde se ha celebrado la tercera edición.

Cueto hizo el anuncio en la localidad uruguaya de Punta del Este, en donde explicó que tiene el beneplácito del Partido Socialista pero que no ha consultado la iniciativa con PP y Ciudadanos. La corporación municipal ya gastó este año otro millón de euros aproximadamente para acoger la entrega de premios de Bollywood, la industria del cine de la India, experiencia que desató una polémica por la cuantía pero que, según Cueto, propició un encuentro empresarial y la celebración de un evento “espectacular”, algo que quieren repetir con estos “Latinwood”, como él mismo los definió.

La decisión de apostar por los Premios Platino, según explicó Cueto, se tomó entre él mismo y la concejala de Cultura, Celia Mayer. Nadie más intervino en el proyecto, que aprobó la alcaldesa, Manuela Carmena. “Mayer lo propuso, lo hemos trabajado y lo pusimos en marcha tras consultarlo con la alcaldesa. Después hemos llegado a un acuerdo con el concejal de Hacienda”. Al constar como subvención con cargo a los presupuestos, su aprobación la llevará a cabo el pleno del ayuntamiento con el previsible apoyo de los socialistas “salvo inclemencias políticas”.

Al respecto de las repercusiones positivas que el evento podría tener en la capital, Cueto se refirió a la posibilidad de promocionar la ciudad como escenario de rodajes, o de que se firmen coproducciones cinematográficas durante el fin de semana que dura la celebración de los premios. También habrá gasto hotelero y de restauración por la llegada de nominados y prensa internacional. “El objetivo es crear riqueza que generará empleo, pero no se puede hacer un cálculo directamente imputable al evento. Las actividades con contenido te permiten desarrollar procesos”, dijo Cueto, que se refirió a los efectos “intangibles” de acoger un evento de estas características, retransmitido por televisión a 1.500 millones de hispanohablantes.

Ese millón de euros que aportará el consistorio podría suponer la mitad del presupuesto de la gala, que este año ha superado por poco los dos millones. “Buscaremos patrocinadores para que el evento sea lo más grande posible y que tenga mucha presencia”, comentó Rafael Sánchez, director de relaciones institucionales de Egeda, la entidad de gestión de derechos audiovisuales sin ánimo de lucro que organiza los premios. En todo caso, eso no disminuiría la cuantía de la subvención. Además, el Ayuntamiento cederá alguno de los espacios que tiene en propiedad. “Nos gustaría que se celebrase en la Caja Mágica, pero eso tenemos que concretarlo aún. Hay otras opciones más habituales como el Palacio de Congresos, pero la decisión final la tomaremos con los organizadores más adelante”, apuntó Cueto. La Caja Mágica cuenta con un aforo para 12.000 personas cuando la ceremonia de los Goya apenas cuenta con 2.000 invitados, por lo que una opción que se plantean es vender las entradas al público general. “Costó hacerla 200 millones y es necesario darle un uso”, insistió.

El coordinador general del Ayuntamiento hizo hincapié en que Madrid ha salido del mapa de los eventos internacionales. “No sé si se debe a la crisis o a los tres fracasos consecutivos a hora de intentar organizar unos Juegos Olímpicos o vaya usted a saber, pero es un momento que necesitábamos reaccionar”, aseguró. La experiencia de Bollywood fue, según dijo, una oportunidad para la promoción de Madrid en el exterior, algo que pretende reforzar con el evento del cine Iberoamericano, que considera que es el ámbito estratégico para el turismo de la capital. “Además, tenemos la intención de potenciar la vertiente industrial del cine, que además de cultura tiene un aspecto económico y generador de empleo y riqueza”, afirmó.

Otros eventos de este tipo que Cueto destacó son el festival de música Mad Cool, “con el que estamos muy contentos y esperamos que continúe”, y también el año próximo la celebración del Día del Orgullo Gay Mundial que atraerá, según dijo, a dos millones de visitantes. “Será un desafío logístico y de organización”, explicó. Descartó sin embargo crear un festival de cine propio para la ciudad (ya organiza Documenta) al haber suficientes en España. “Nos gusta mucho el festival de series”, comentó. A su juicio, el papel del Ayuntamiento en cuanto a la promoción cultural es “favorecer y acompañar” la iniciativa privada y llegar adonde esta no pueda o no quiera. “Pero el protagonista no somos nosotros”. Para Cueto, “Madrid está en un momento hirviente. Se han generado iniciativas muy interesantes y una gran oferta. Desde el Ayuntamiento hemos celebrado la cabalgata de los reyes magos, el carnaval, las fiestas de San Isidro, los Veranos de la Villa y el Festival de Otoño”, dijo Cueto. Lo cierto es que en los tres primeros eventos hubo polémica. Primero por el diseño de la cabalgata, después por un espectáculo de titiriteros con contenido no apto para niños y en tercer lugar por los alegatos políticos de algunas actuaciones.