Objetivo: tres meses para solucionar el problema de los menas

Todos los partidos apoyan la creación de un pacto. Una solución podría ser la reagrupación familiar con ayuda del país de origen

La Consejería de Políticas Sociales quiere «que se conozcan los casos de éxito de inserción» de muchos de estos menores. Foto: Jesús G. Feria
La Consejería de Políticas Sociales quiere «que se conozcan los casos de éxito de inserción» de muchos de estos menores. Foto: Jesús G. Feria

Todos los partidos apoyan la creación de un pacto. Una solución podría ser la reagrupación familiar con ayuda del país de origen

El Gobierno de la Comunidad quiere atajar desde el primer momento uno de los problemas más enquistados que acarrean desde la Legislatura anterior: los menores extranjeros no acompañados (menas). Así, hace dos semanas, el consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, planteó una reunión a todos los grupos para alcanzar el que podría ser el primer pacto de la legislatura. Ayer se produjo la primera toma de contacto. «Hemos compartido los datos de los que disponemos en la Consejería. Hemos sido transparentes y es una tónica que vamos a seguir. Iremos proporcionando esos datos, también un primer diagnóstico de la situación, que está abierto a opiniones», explicó Reyero, tras algo más de una hora de encuentro con todos los representantes.

Así, cada partido político aportó su visión del problema en una «reunión exploratoria», asevera el consejero. «Ha sido un primer diagnóstico con el que nos hemos marcado dos objetivos: garantizar el bienestar de estos niños, que debe protegerse por la convención de derechos de la infancia, y mejorar la convivencia con los vecinos porque se ha caído en la criminalización y eso debemos atajarlo», subrayó.

De acuerdo con los últimos datos que tiene registrados la Consejería, de enero a septiembre de este año la Comunidad atendió a 1.028 menores extranjeros no acompañados en el sistema de tutela, que representan el 10% de los menores atendidos. En todo 2018 fueron 1.426. Asimismo, desde 2015 se han atendido a 4.032 menas, 200 de los cuales cumplirán la mayoría de edad en 2020. El año pasado, siete de cada diez menores tutelados eran españoles y el 29 por ciento menas. La mayoría proceden de Marruecos pero dentro de la Red regional hay menores de 40 nacionalidades distintas.

Lo que no pueden vaticinar desde la Consejería es cómo evolucionará esta cifra a lo largo de los próximos meses. De este modo, el consejero se ha marcado un objetivo: «Queremos presentar el pacto en tres meses para que se apruebe en la Asamblea». Y es que su Consejería se ha marcado el «compromiso de resolver este reto». «Queremos que se conozcan los casos de éxito de inserción», añadió Reyero.

Aunque desde la Consejería, por el momento, prefieren no plantear ninguna iniciativa hasta que se determine cómo está la situación actual, lo cierto es que el propio Reyero sacó adelante el pasado mes de febrero una iniciativa en la Asamblea para facilitar la reagrupación familiar de menas a través de la colaboración con países de origen. Una opción que ahora no descartan, pero a la que se podrían sumar «iniciativas innovadoras que involucraran a la familia extensa que ya tienen muchos de estos menores en la Comunidad».

Tanto Podemos, como Más Madrid, Ciudadanos y PSOE mostraron su apoyo a alcanzar un pacto lo antes posible, pero Vox ha sido más reticente.

Devolver competencias

La portavoz en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, señaló que «no va a participar en un pacto del silencio que oculte parte del problema» que supone el aumento del número de menores extranjeros no acompañados en la región y que la solución empieza por «frenar la inmigración ilegal» y devolver las competencias sobre este colectivo al Gobierno central. «Pretender que podemos acoger y dar una vida cómoda a todo el que venga es una política irresponsable que agrava el problema por el efecto llamada. Propondremos la devolución de competencias en este ámbito ante la imposibilidad de que la Comunidad haga frente con sus recursos actuales al problema de los menas», señaló.

Así, insistió en que la primera medida es que las fronteras «estén controladas y no siga habiendo inmigración ilegal y haya un control muy claro. Es imposible dar solución a esta subida exponencial de entrada y la consecuencia es un repunte de inmigración ilegal. Por eso defendemos la inmigración legal. Con la ilegal no se sabe cuál es el número de menas que se van a atender en los próximos meses. Hay que hacer un presupuesto sobre algo que desconoces», zanjó.

Por su parte, Alfonso Serrano, portavoz del PP, pidió una «mayor coordinación entre comunidades autónomas, ya que nos enfrentamos a un reto nacional. Madrid no es un puerto de mar, por lo que aquí llegan de otras regiones». El parlamentario planteó que se debe reunir la comisión para reformar el acuerdo marco de 2014 y que el Gobierno central dé más presupuesto a las comunidades

La portavoz socialista, Purificación Causapié, subrayó en que «necesitamos más recursos porque no sabemos cuántos menores pueden llegar. ¿Cómo vamos a protegerlos si no?». En esta línea, Reyero insistió en que espera que, por parte del Gobierno central, obtengan más financiación. «El año pasado solo recibimos 1.500 euros de los 50 millones que se repartieron».

Para el presidente del grupo parlamentario de Más Madrid, Pablo Gómez Perpinyà, la reunión fue un buen «punto de partida». «El consejero ha puesto en la mesa un acuerdo sobre esta cuestión que sería visto con buenos ojos por nosotros. La cuestión de la coordinación entre instituciones es fundamental. Es una cuestión de derechos de la infancia», subrayó.

Por último, la portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea, Isabel Serra, remarcó que llevan tiempo preocupados por la situación de los niños migrantes en España, por la «desatención que ha habido en los últimos años, por la falta de plazas y lo que supone eso en la vulneración de los derechos de la infancia y de los Derechos Humanos.Vemos con buenos ojos este pacto».