Actualidad

Oleada de secuestros virtuales en Boadilla del Monte

Este tipo de bandas no se complican y cogen el listín telefónico y llaman sin ningún tipo de filtro.

Oleada de secuestros virtuales en Boadilla del Monte, que no son fáciles de detectar y corren el riesgo de que el interlocutor caiga en que se trata de una mentira.

Publicidad

“Hija me han robado, hija me han robado”. Al otro lado de la línea una mujer lloraba pidiendo ayuda. En ese momento, un hombre le arrebata el teléfono y comienzan las amenazas y los insultos: “Tenemos secuestrada a tu madre. La tengo agarrada con un cuchillo en el cuello. ¿Cuánto dinero tienes en casa? Este es el inicio de una de las varias llamadas que han recibido a medio día de hoy al menos tres familias de Boadilla desde un teléfono oculto. Es el modus operandi habitual de estas bandas de estafadores, que juegan con el miedo para obtener dinero fácil y rápido. En este caso, una residente del barrio de cortijo sur trataba de calmar al supuesto secuestrador: “Tranquilo, tranquilo”. Pero el estafador no quería dejarle pensar y continuó con su discurso agresivo lleno de insultos: o nos haces una transferencia de 10.000 euros en media hora o matamos a tu madre”. La Boadillense, nerviosa, trataba de obtener más información pero sólo recibía insultos: “Hija de puta o haces lo que te decimos o matamos a tu madre y después iremos a por ti y a por tu familia”.
Estos secuestros virtuales no son fáciles de detectar y corren el riesgo de que el interlocutor caiga en que se trata de una mentira. Por suerte, el marido de esta víctima se dio cuenta que estaban llamando al teléfono fijo de casa, un número que su suegra desconocía y por tanto era imposible que le llamara. Así que cogió el teléfono y se enfrentó al secuestrador que en ningún momento se amilanó ni decidió acabar con la conversación. Pretendía continuar con el engaño a pesar de todo. Pero le habían desenmascarado. Esta familia de Boadilla se puso en contacto con la Guardia Civil y la Policía Local de la localidad para denunciar los hechos y les informaron de que era la tercera llamada que recibían en 20 minutos. Estas bandas no se complican. Cogen el listín telefónico y llaman sin ningún tipo de filtro. Con que una sola de las víctimas pique, ya habrán conseguido su objetivo. Por suerte, esta familia tuvo la sangre fría suficiente como para darse cuenta del engaño y denunciarlo, pero son muchos los casos en los que se accede al pago. Por ello, la Guardia Civil y la Policía aconsejan intentar alargar la conversación para tratar de que estos estafadores comentan algún error y sean desenmascarados. Y por supuesto, denunciar la situación cuanto antes para tratar de evitar nuevas estafas y localizar a los delincuentes. Ahora el procedimiento es el mismo de siempre, se recaba información sobre las llamadas recibidas, se reagrupa todo lo conseguido y se envía a la Europol para que lo tramiten en el país desde el que se ha realizado el intento de estafa.

A finales del mes pasado ya hubo en un solo día, una docena de avisos similares, ya que suelen darse así en oleadas o rachas, según la policía. Además, tienen en común mantener al interlocutor al teléfono para que se bloquee y no se le ocurra llamar a la persona supuestamente secuestrada. También es habitual que pidan cantidades pequeñas de dinero.