Podemos renuncia al Ayuntamiento de Madrid y no presentará al ex Jemad

La formación morada no se presentará a las elecciones de la capital en el próximo mes de mayo

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias / Foto: Alberto R. Roldán

Podemos confirma que se echará a un lado en las elecciones municipales en Madrid y no competirá contra la alcaldesa Manuela Carmena

La situación que atraviesa Podemos tanto en la Comunidad de Madrid como en el Ayuntamiento tiene pocos visos, a día de hoy, de solucionarse. La formación confirmó ayer que decidía «sacrificar» las posibilidades a presentarse para gobernar la alcaldía y también que no lanzará a su líder elegido en primarias, Julio Rodríguez, a participar de una lista unitaria junto a la alcaldesa Manuela Carmena en su plataforma Más Madrid. Fuentes de Podemos Madrid aseguran a este diario que no quieren «ser un impedimento» a la lista de Carmena. Ese sería, a priori, el argumento que la formación esgrime oficialmente para justificar su retirada.

En Podemos aseguran que la decisión se toma para no perjudicar electoralmente a la alcaldesa, a la que la dirección de Podemos siempre ha respaldado a pesar de que ésta siempre se haya desvinculado del partido morado. Sin embargo, esta decisión –ya anticipada por Pablo Iglesias la semana pasada en una carta a los inscritos del partido–supone un retroceso en cuanto a los discursos de la formación se refiere, que siempre ha presumido de la gestión de los ayuntamientos del cambio y que ahora deja escapar el palacio de Cibeles. Esta decisión es la que se conoce «a día de hoy» y podría no ser definitiva, insisten las mismas fuentes, que recuerdan que los «tiempos en política» cambian según los escenarios.

Un hecho que se producía justo el mismo día que la alcaldesa propiciaba un nuevo golpe a Podemos confirmando que no entra en sus planes sumar al ex Jemad Julio Rodríguez para la lista de la Alcaldía. «Es muy majo» y «muy agradable» pero «no cuento con él» entre otras cosas por su «excesiva vinculación» con la formación morada, aseguró en Onda Cero Carmena. Ahora el partido deberá reubicar a Rodríguez, dirigente de la máxima confianza de Iglesias. Este ha sido el nuevo detonante que ha reabierto la crisis que aún colea en Podemos a causa del pulso de Íñigo Errejón a Pablo Iglesias tras trabajar un proyecto ajeno a Podemos sin el conocimiento de la dirección nacional. Hasta el día en el que Errejón desveló sus nuevos planes, Podemos, IU y Equo se encontraban dentro de unas negociaciones para albergar una candidatura a la alcaldía, que se había ralentizado por los números de lista.

A la suma de candidaturas en el aire en Madrid, Izquierda Unida sí ha confirmado que se presentará a las municipales. O bien –si Podemos llega a un pacto futuro con Carmena– integrados en la misma plataforma, y si no hay acuerdo, en liza con la alcaldesa. Mientras, en la Comunidad de Madrid Podemos sigue a la búsqueda de un candidato tras la salida de Errejón. El secretario autonómico, Ramón Espinar, aún no desvela cual será el candidato y alude a que será la gente la que decida. A pesar de ello, el grueso de la decisión sigue estando en manos de la dirección nacional, aunque el secretario de Organización, Pablo Echenique, aseguró que serán «los compañeros de Madrid» los que marquen el ritmo de las decisiones.

Se da la circunstancia que dos alcaldes de Izquierda Unida, el de Ciempozuelos y Rivas, Chus Alonso y Pedro del Cura, han dado un toque de atención a Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, a los que a través de un comunicado han pedido «responsabilidad política» y «rebajar la tensión» para ofrecer una candidatura política unitaria ante las elecciones autonómicas. A su juicio, los últimos acontecimientos en Podemos «no pueden suponer la renuncia» a alcanzar una candidatura unitaria que se presente a las elecciones autonómicas para «devolver la ilusión por transformar» la región.