Prohibido circular a las motos por el carril-bus de Castellana

El Ayuntamiento restringirá el paso de motocicletas a la plataforma para autobuses y taxis desde el cruce con Joaquín Costa hasta Plaza de Castilla debido al alto nivel de siniestralidad que registra. Estudiará la colocación de un carril-moto en la vía para compensar a los moteros

El cruce del carril central al lateral de Castellana es una maniobra en la que el carril bus queda en el ángulo muerto de los vehículos
El cruce del carril central al lateral de Castellana es una maniobra en la que el carril bus queda en el ángulo muerto de los vehículos

El Ayuntamiento restringirá el paso de motocicletas a la plataforma para autobuses y taxis desde el cruce con Joaquín Costa hasta Plaza de Castilla debido al alto nivel de siniestralidad que registra. Estudiará la colocación de un carril-moto en la vía para compensar a los moteros

El Ayuntamiento de Madrid va a restringir la circulación de motos por el carril bus de la Castellana. La prohibición se llevará a cabo por motivos de seguridad y afectará a un tramo de 2,3 kilómetros de la vía, en concreto el que va desde el cruce con la calle Joaquín Costa hasta Plaza de Castilla, en ambos sentidos.

Aunque no hay fecha concreta para la activación de la prohibición, según la respuesta dada por el Área de Desarrollo Urbano Sostenible, que dirige el edil José Manuel Calvo, al Grupo Municipal Popular, la medida quiere llevarse a cabo «cuanto antes».

Para llevar a cabo esta medida, el Consistorio se reunió hace unas semanas con la Asociación Mutua Motera, cuyo presidente, Juan Manuel Reyes, confirma que el tramo que va a quedar restringido al tráfico de motos es «muy conflictivo» y de hecho tiene un altísimo índice de siniestralidad.

El último accidente en el carril bus protagonizado por una moto se produjo ayer a primera hora de la mañana. A la altura del número 109, frente al Ministerio de Defensa, un motorista de 41 años que circulaba por el carril bus sufrió la amputación de su pierna derecha por debajo de la rodilla tras caer de su vehículo por motivos que aún se desconocen e impactar con un árbol del bulevar que separa este carril de los centrales.

«Es un problema de diseño», explica Reyes, presidente de Mutua Motera. El carril bus de Castellana es una plataforma por la que pueden circular taxis, autobuses y motos. El hecho de que esté ubicada entre los carriles centrales y los laterales hace que continuamente haya coche que crucen por este carril-bus para pasar del centro a la vía de servicio. Ese cruce en algunos tramos está regulado por semáforos, pero en muchos otros es un ceda el paso. «Los vehículos que quieren salir del centro de la Castellana para coger el lateral apenas tienen tiempo ni visibilidad para cruzar con garantías». En el cruce, el carril bus queda en el ángulo muerto del espejo retrovisor del vehículo, los conductores, por tanto, tienen que girar la cabeza, y en ese corto espacio de tiempo en el que lo hacen pueden ver si se aproxima un autobús o un taxi, pero una moto no, y si a esta maniobra se le añade que en el bulevar hay árboles y arbustos que reducen aún más la visibilidad, las posibilidades de colisión son infinitas. «Es un cruce que se hace casi a ciegas y dado que la solución es muy complicada puesto que la calle necesitaría un cambio de diseño costosísimo, hemos llegado a la conclusión de que lo mejor es restringir el paso a los vehículos más vulnerables», explica Reyes.

Cada año se producen cerca de un centenar de accidentes en este tramo, de hecho, fue en la intersección de la calle Profesor Waksman con Castellana, también a la altura del Ministerio de Defensa, donde la ahora presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, casi pierde la vida en un accidente de moto en 2013 cuando se le cruzó un coche. La entonces delegada del Gobierno no dudo tras su recuperación en reclamar la restricción de la circulación para motos en el carril bus de la Castellana que parece que llegará próximamente. Así está recogido también en «change.org» a través de una petición para «que pongan espejos en el carril bus de la Castellana para evitar más accidentes» que suma ya más de 7.930 firmas. Un motero, cuya oficina da al cruce de Castellana con General Yagüe y asegura por ello ver accidentes de moto continuamente, lidera esta recogida de apoyos.

el ejemplo de vigo

A cambio de la restricción de la circulación en el carril-bus, la Asociación Mutua Motera pidió a los responsables del Área de Desarrollo Urbano Sostenible la creación de un carril-moto en los carriles centrales. Este carril que se puso en Vigo de forma experimental en 2015 «ha sido un éxito», según aseguran desde la Asociación Mutua Motera y de hecho se quiere ampliar a otras calles de la ciudad gallega. En Madrid, según la propuesta del colectivo motero, la idea sería «robarle» a cada carril central de la Castellana 75 centímetros para sacar 1,5 metros que constituirían el carril-moto. Éste se colocaría entre el carril izquierdo y el central y daría paso directo a las zonas de «avanza moto» en los pasos de cebra, lo que permite a los motoristas circular con mayor libertad y seguridad sin importunar a los vehículos. Según esta asociación, los responsables municipales se mostraron abiertos a la propuesta y se comprometieron a estudiarla.

Carmena llevaba un año rechazando reunirse con las asociaciones de motoristas de la ciudad que le piden que reedite el caduco Plan Estratégico para la Seguridad Vial de Motocicletas y Ciclomotores de Gallardón con todas las nuevas medidas.

Aparcar en gran vía seguirá vetado para los moteros

Con motivo del cierre temporal que el Ayuntamiento puso en marcha en Navidad en la Gran Vía, Carmena prohibió a los motoristas aparcar en las zonas de la acera en las que hasta ese momento tenían reservado para su estacionamiento. La Gran Vía volvió a abrirse al tráfico en enero, sin embargo, los motoristas no han recuperado sus tradicionales zonas de estacionamiento. Desde entonces una señal (que no está contemplada en el Reglamento General de Circulación) prohibe hacerlo. Una ordenanza municipal del año 2010 permite en Madrid aparcar a las motocicletas en determinadas aceras, sin embargo, Carmena está decidida a que Gran Vía sea una excepción a la norma. Así se lo ha trasladado el Ayuntamiento a la Asociación Mutua Motera, que pidió, sin éxito, volver a poder estacionar en la vía. No obstante desde el Consistorio sí se han comprometido a aumentar el número de zonas de estacionamiento de motos en el resto de calles de la ciudad.