Próxima parada: Oriente Medio

La Razón
La RazónLa Razón

Metro de Madrid se ha lanzado a la conquista de Oriente Medio. Riad (Arabia Saudí), Tel Aviv (Israel) o Doha (Qatar) son sólo algunos ejemplos de grandes ciudades de aquella parte del mundo a las que el suburbano madrileño espera venderles asesoramiento, construcción, ingeniería, mantenimiento y operaciones en los trenes.

En el caso de los saudíes y los qataríes, los suburbanos están por construir y Metro ve una oportunidad de negocio que tratará de captar. En el de los israelíes, el metropolitano de Tel Aviv está en fase de construcción y Madrid quiere colaborar en la construcción y equipamiento de un nuevo tramo del mismo.

Pero éstos no son los únicos casos de internacionalización de nuestro suburbano. En suramérica también se han fijado en que aquí disfrutamos de uno de los mejores metros del mundo y la empresa trabaja actualmente en zonas como Santo Domingo, Santigo de Chile o Quito.

Además, entre los responsables del suburbano existe la esperanza de que estos avances sirvan como referencia para futuros trabajos en países como Brasil, Colombia o Perú, lo que supone tan sólo un ejemplo de los 300 proyectos en todo el mundo que son susceptibles de recibir colaboración de la compañía española.

Por otra parte, y tal y como se puede ver en el mapa, el listado de países en los que el suburbano colabora es mucho mayor que el de esta pequeña exposición. Sirva como ejemplo que, según datos de la compañía, este año la empresa tiene previsto facturar 20,5 millones de euros sólo en labores de asesoramiento por el mundo. Una cifra que supera los 20 millones que se ingresaron el pasado año por el mismo concepto, y que casi triplica la de 2011, cuando la empresa realizó asesoramientos por valor de 7 millones de euros.

Ante el crecimiento de esta actividad y el potencial desarrollo que podría tener como fuente de ingresos, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y la ministra de Fomento, Ana Pastor, firmaron ayer un acuerdo de colaboración por el que «se identificarán conjuntamente las oportunidades comerciales que se puedan originar y elaborarán, lanzarán y presentarán conjuntamente las ofertas a las empresas o autoridades extranjeras».

La idea es potenciar la llegada de posibles clientes a conocer el funcionamiento de la infraestructura madrileña y, por encima de todo, salir a un mercado mundial, el de la infraestructura ferroviaria, que ha estado creciendo a un 3,2 por ciento al año durante la recesión global, y cuya previsión es que crezca en torno al 2,7 por ciento anual hasta 2017. Además, el gasto en los sistemas ferroviarios del metro debe crecer aún más rápido, entre cifras del 6 y el 8 por ciento.

En el citado campo de las delegaciones que vienen a conocer Metro de Madrid, la empresa asegura que en 2012 fueron más de 50 las visitas recibidas «para interesarse por los métodos constructivos y por el sistema de puesta en servicio de las nuevas líneas y explotación de la red». Además, en 2013 ya han sido 25 las delegaciones extranjeras que han venido y el Consorcio Regional de Transportes ha sido visitado por ocho países, entre ellos Argentina, Turquía, Italia u Omán.

También se interesaron, el trabajo de Metro los representantes de San Petersburgo, con motivo de la remodelación y rediseño de su puesto de mando; de Metro de Chile, con el que Madrid ha colaborado en la elaboración de un plan para mejorar la gestión de emergencias y eventos crítivos; de Medellín (Colombia), para conocer un sistema de comunicación por radio que sirve para establecer contacto entre trenes y puesto de mando, o de China, que querían conocer los planes de emergencia y de seguridad en la red.

Todo ello, y según informaban ayer las autoridades implicadas, es una prueba de la fiabilidad y los avances de la tecnología española, con la que se quiere competir en un mercado de más de 500.000 millones de euros en el mundo para los próximos años.