Puente de Vallecas, el distrito verde

Panorámica del distrito de Puente de Vallecas
Panorámica del distrito de Puente de Vallecas

Con las prisas de la vida diaria, es muy probable que no se hayan fijado en que Madrid tiene distritos más verdes que otros en sus calles. Los mas afortunados, en lo que a número de arboles se refiere, son Puente de Vallecas, Fuencarral y Chamartin, que juntos suman casi 60.000 árboles de cuya sombra pueden disfrutar todos los madrileños que pasen por allí. En cambio el distrito que menos tiene, no tiene ni la cuarta parte que el que más. El farolillo rojo es Barajas, que sólo cuenta con 5.000 ejemplares en sus calles.

La especie mas común plantada dentro de nuestra ciudad es el Planatus x Hybrida más conocido como plátano de sombra, un árbol elegido porque soporta muy bien las continuas podas y la polución de las grandes ciudades, gracias a su fuerte estructura. Por ello, la capital cuenta con un total de 53.259 ejemplares. Es muy fácil encontrarlo en los paseos, parques y jardines de la ciudad, gracias a que su altura de 35 metros proporciona una agradable sombra.

El segundo de la lista de los más plantados está muy por debajo del plátano de sombra. Es el Sophora japonica o árbol de la miel, que cuenta con 30.195 ejemplares dentro de Madrid, mide de cinco a diez metros de altura, se encuentra normalmente en los márgenes de las carreteras y zonas ruralizadas y es fácilmente reconocible por las bonitas flores blancas y amarillas que germinan cuando el verano está dando sus últimos coletazos y los demás árboles ya han florecido, lo que le hace un árbol muy especial y de extraordinaria belleza.

En el otro lado de la balanza, entre las especies de árboles con menor presencia en la capital, existen varios ejemplos: el Punica granatum o granado, este pequeno árbol de cinco a ocho metros de altura cuenta con un tronco lleno de espinas. El fruto de este árbol, tan poco común en los límites de nuestra ciudad, son las granadas y sólo hay tres ejemplares dentro de la capital.

La Sequoia sempervirens, también llamada secuoya roja o secuoya de California, es la conífera más alta que existe –con unos 115 metros de altura– y es otro de los ejemplares únicos en Madrid, ya que sólo existen dos ejemplares en las calles de la capital.

Con solamente un ejemplar en la capital está la Betula pubescens o abedul blanco, un árbol acostumbrado a climas extremos, ya que procede de Groenlandia. Su corteza es de color blanquecino y muy resistente, y se utiliza para la elaboración de cuerdas y escobas.

Al margen de los parques y jardines, Madrid cuenta con 226.301 árboles adornando los laterales de las calles. Aunque apenas se repare en ellos y sólo nos acordemos de sus frondosas ramas cuando no están, hacen que los paseos por la capital sean diferentes. Para estos casos, el Ayuntamiento ha creado la iniciativa «Un alcorque, un árbol», mediante la cual cualquier ciudadano puede solicitar la plantación de un árbol en los alcorques que encuentre vacíos a los largo de toda la ciudad.