Sánchez Mato y Mayer, en el banquillo como querellados

23 de septiembre de 2015. Carmena impulsa una comisión de investigación sobre la Caja Mágica
23 de septiembre de 2015. Carmena impulsa una comisión de investigación sobre la Caja Mágica

A las 10:30 horas de esta mañana de nuevo dos ediles del Gobierno de Manuela Carmena se sentarán en un banquillo. Están llamados a declarar ante el juez de instrucción en condición de «querellados» los responsables de Hacienda y la ex delegada de Cultura. El penúltimo revés judicial para el Ayuntamiento dirigido por Ahora Madrid se remonta al 23 de marzo cuando Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer, también presidente y vicepresidenta de la sociedad Madrid Destino en la citada fecha, presentaron ante la Fiscalía Anticorrupción una denuncia sobre el convenio suscrito entre el ex alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y la empresa organizadora del Open de Tenis de la capital desde el año 2002, Madrid Trophy Promotion (MTP). En su escrito los ediles manifestaron que el citado convenio, que se desarrollaba en un espacio deportivo de titularidad municipal, podría ser constitutivo de los delitos de prevaricación administrativa y malversación de caudales públicos.

Sin informar a la alcaldesa (que mostró públicamente su desacuerdo con esta actuación) ni al resto de miembros del Ejecutivo de la capital, y junto a Ana Varela –entonces consejera delegada de Madrid Destino–, Sánchez Mato y Mayer presentaron la denuncia basándose en dos informes jurídicos cuya elaboración fue adjudicada a dedo a un despacho de abogados y que, tal y como adelantó «El País», costó 50.000 euros a las arcas públicas municipales. Lo hicieron a pesar de que existían informes realizados por funcionarios del Ayuntamiento de Madrid en los que se apuntaba que el convenio no incurría en ninguna ilegalidad. Además, la jueza solicitó las «hojas histórico penales» de los concejales y la ex responsable de la empresa pública Madrid Destino.

Esta decisión fue uno de los detonantes que llevó a Carmena a apartar definitivamente a Mayer de la cartera de Cultura que hasta ese momento siempre había estado envuelta en la polémica. Provocó también que todos los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Madrid solicitaran la reprobación de ambos ediles basándose, además, en que el código ético de Ahora Madrid obliga a los políticos imputados a dimitir. La reprobación salió adelante en el Pleno del 30 de junio pero no tuvo mayores repercusiones. PP, Ciudadanos y PSOE acordaron abrir una comisión de investigación sobre la actuación de los dos concejales. Carmena, por su parte, ha defendido –la última vez el pasado viernes– que «esos compañeros no están imputados».