Segundo varapalo a los sindicatos

El TSJM exime a Metro de Madrid de pagar una paga extra a los empleados que trabajaron en la JMJ como pedía UGT

Durante la JMJ Metro aumentó el número de viajeros. Por ello, la compañía reforzó la plantilla
Durante la JMJ Metro aumentó el número de viajeros. Por ello, la compañía reforzó la plantilla

Nuevo varapalo judicial a los sindicatos, en este caso de Metro. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha fallado a favor de Metro de Madrid en el recurso que la compañía puso contra la sentencia del pasado octubre de 2012 que obligaba a la empresa a abonar una paga extra a todos los trabajadores que prestaron servicio durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), en agosto de 2011.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso LA RAZÓN, el TSJM libera a la empresa de abonar más de 800.000 euros a los empleados que trabajaron durante aquellos días en los que Metro registró un aumento de viajeros. Durante esos días, la compañía reforzó la plantilla con más trabajadores, a los que les ofreció trabajar voluntariamente. Aquellos que accedieron a trabajar en sus días libres fueron «recompensados» por Metro con 100 euros extra además de un día más de vacaciones, mientras que a los empleados a los que les correspondía trabajar esos días –y que por tanto no hicieron ningún esfuerzo adicional– no los compensó con nada.

UGT demandó a la compañía para reclamar que, los trabajadores que por calendario laboral les correspondía trabajar en la JMJ cobraran una paga extra de 125 euros. El Juzgado de lo Social número 36 dictó sentencia el pasado 3 de octubre estimando íntegramente esta demanda, frente a la que la empresa interpuso un recurso ante el TSJM, instancia en la que con fecha de 11 de marzo se ha revocado la primera sentencia y se da la razón a los planteamientos de la compañía frente al del sindicato.

En la sentencia, el TSJM asegura que no hay norma legal ni convencional, ni actuaciones de la empresa que den fundamento a la demanda de 125 euros por trabajador que planteaba UGT.

El auto señala que la sentencia ya sólo es recurrible en casación para unificación de doctrina ante el Tribunal Supremo, un recurso absolutamente excepcional para el que es muy difícil que concurran los requisitos para llevarlo a cabo.

Este fallo supone un nuevo varapalo judicial a los sindicatos de Metro de Madrid, ya que hace sólo unas semanas recibían la sentencia del Tribunal Supremo que ratificó que la huelga llevada a cabo por los sindicatos en Metro de Madrid durante los días 29 y 30 de junio de 2010 fue ilegal al no cumplirse los servicios mínimos decretados por la Comunidad de Madrid para estos paros, lo que provocó que el suburbano tuviera que echar el cierre. Por aquella huelga sindical, el Supremo señaló en la misma sentencia que la compañía sufrió unas pérdidas económicas por valor de 4.747.295 euros por lo que Metro de Madrid ya ha interpuesto una demanda ante los Juzgados de lo Social para reclamar a los sindicatos y el comité de empresa los daños y perjuicios reconocidos en la sentencia.

Pese a estos antecedentes, las centrales sindicales no dudaron en convocar una huelga la semana pasada con motivo de la visita del Comité Olímpico Internacional para evaluar la candidatura de Madrid2020. Estos nuevos paros se producen en el inicio de la negociación del nuevo convenio colectivo en el que la empresa los obliga a reducirse el sueldo en un 10 por ciento, ya que, si no, la empresa asegura que tendrá que despedir a 720 trabajadores. Por su parte, los sindicatos piden una subida salarial de un 4% y un día libre más, a pesar de que, entre otros privilegios, tienen 30 días de vacaciones más 11 de asuntos propios.

Las otras derrotas

No sólo en el área de transportes los sindicatos cosechan derrotas en la Justicia. En el área educativa tampoco logran imponerse a la Comunidad de Madrid, que dirige Ignacio González. En los últimos cuatro meses han sido cuatro las batallas judiciales que han perdido frente a la Consejería de Educación; la última, que adelantó ayer LA RAZÓN, se refiere a la denuncia de CC OO por la cesión de las competencias sobre el currículum escolar de la Comunidad de Madrid a los colegios e institutos y que el TSJM ha fallado que se «ajusta a derecho».