Turismo a cuerpo de rey

«Bienvenidos a Palacio» celebra su cuarta edición con visitas guiadas a 23 edificios nobles de Madrid.

Todos los palacios abrirán al público de forma gratuita
Todos los palacios abrirán al público de forma gratuita

«Bienvenidos a Palacio» celebra su cuarta edición con visitas guiadas a 23 edificios nobles de Madrid.

Madrid es una de las ciudades europeas con más patrimonio del mundo. Testigos de la amplia historia de la capital, decenas de palacios jalonan sus calles. Nobles italianos, ministros borbónicos, duques, abogados como Lázaro Galdiano e incluso el alcalde Joaquín Sánchez de Toca, eligieron la ciudad para construir sus residencias palaciegas a lo largo de casi cuatro siglos. En la actualidad muchos de estos edificios son residencias de embajadores, museos o sedes de ministerios.

Normalmente estos edificios permanecen cerrados al público, sin embargo, gracias a la cuarta edición de la iniciativa patrocinada por la Comunidad «Bienvenidos a palacio», estarán abiertos de manera gratuita hasta el próximo mes de junio. Además de las visitas, el proyecto planea ciclos de conferencias, itinerarios explicativos teatralizados, conciertos y conferencias.

De entre los 23 palacios que se pueden visitar destaca el Palacio de Longoria (calle Fernando VI, 4), sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). Es uno de los pocos ejemplos de arquitectura modernista de Madrid, destaca especialmente la cúpula de hierro y vidrio y la escalinata principal, cuya barandilla presenta una profusa decoración vegetal. De un estilo más clásico pero igual de impresionante es el palacio de Zurbano (calle Zurbano, 7). La decoración que exhibe en la actualidad es fruto de la ampliación de principios del siglo XX y de los trabajos de rehabilitación del año 1996. El inmueble se utiliza en la actualidad para actos de representación y protocolo del Ministerio de Fomento. Una invitación a un evento en el palacio está al alcance de muy pocos, sin embargo, ahora el privilegio se hace extensivo a todos los madrileños.

Otro edificio que terminó siendo parte del patrimonio de un ministerio es el palacio Bauer (calle San Bernardo esquina con calle Pez), declarado Monumento Histórico en 1972 y que desde los años 40 pertenece al Ministerio de Educación. La construcción pertenecía a Ignacio Bauer, un influyente banquero de origen judío que al morir lo legó a su hijo. Éste decoró el gran salón de baile con ricos mármoles, bronces y pinturas murales. Hoy en día es la sede de la Escuela Superior de Canto.

Muchos de las residencias palaciegas que se incluyen en el programa de la Comunidad de Madrid han vivido tiempos de decadencia, abandono y guerras. Muchos de ellos tuvieron que ser vendidos por los descendientes de los constructores. Es el caso del palacio de la duquesa de Parcent, que fue vendido por su hija en 1945 al Instituto Nacional de Previsión. Hoy en día el palacio es parte del Ministerio de Justicia.

La residencia de Lázaro Galdiano y su mujer no fue vendido, sino cedido para convertirse en un museo en el que se exhiben grabados de Goya, cuadros del Greco y obras de Murillo, Madrazo y el Bosco.

Otro de los edificios que puede verse es el Palacio de Godoy (plaza de la Marina Española, 9), también conocido como Palacio de Grimaldi, sede en la actualidad del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales.

Las visitas guiadas serán gratuitas. Puede realizar su reserva de plazas en la web inversa.org.es / bienvenidosapalacio.