Un bastión azul

El PP recupera apoyos en la Comunidad y se convierte en la fuerza más votada en 170 municipios de Madrid. En 167 de ellos mejora sus resultados. El PSOE se queda como el mayoritario en cuatro localidades (en diciembre lo fue en 9), Podemos pierde una y fue mayoritario en cinco.

Cuando Cristina Cifuentes salvó el Gobierno de Madrid con mayoría suficiente para pactar con Ciudadanos la investidura, para el PP de Madrid fue un triunfo dentro del duro castigo que sufría la formación a nivel nacional y que tuvo como consecuencia la pérdida de numerosos ayuntamientos, entre ellos el de la capital. El avance de las candidaturas de unidad popular, que cuentan, además, con el respaldo del PSOE como socios de Gobierno, relegó al PP a la oposición y cambió el color de muchos de los municipios madrileños. Sin embargo, desde mayo de 2015 y en dos elecciones consecutivas los populares están protagonizando una épica remontada.

Entre las autonómicas y las pasadas elecciones generales de este domingo, el PP ha recuperado casi 300.000 votos y recorta a la mitad el medio millón perdido respecto a las generales de 2011. En concreto, en diciembre crecieron en 160.000 votos, y entre diciembre y junio, otros 105.000. Un incremento que ha supuesto dos diputados más para la bancada popular en el Congreso, ya que aumenta de 13 a 15 los obtenidos por el PP en la Comunidad de Madrid, que es, además, la única provincia de todas en las que ha mejorado sus resultados el partido de Mariano Rajoy en la que se han conseguido dos representantes más.

Si se extrapolan los resultados a nivel autonómico, el PP obtendría también dos puestos más en la Asamblea de Madrid, quedando el reparto de fuerzas en detrimento de los partidos de izquierdas, ya que pese a que Podemos subiría un diputado, el PSOE perdería once representantes, mientras que Ciudadanos aumentaría su bancada con siete diputados más. En el caso del Ayuntamiento de Madrid, el cambio en el equilibrio de la Corporación municipal supondría la pérdida de la Alcaldía para Manuela Carmena, ya que Ahora Madrid se dejaría nada menos que nueve concejales, mientras que el PP ganaría tres. Los otros cinco en liza irían dos al PSOE y tres a Ciudadanos.

Y es que a nivel municipal es donde el PP ha recuperado más votos, puesto que esta vez ha ganado en el 95% de las localidades de la Comunidad. A nivel porcentual, el crecimiento es muy relevante, ya que se ha pasado de conseguir un 65,9% de los sufragios en las elecciones municipales –en las autonómicas fue un 84,9%–, mientras que ya en diciembre creció de nuevo hasta el 91,1%. Así, los populares mejoran sus resultados en el 93,3% de los municipios de la región, incluso en las nueve localidades en las que no ha sido la fuerza más votada. De hecho, de entre los pueblos de más de 50.000 habitantes, tan sólo en Parla y en Rivas Vaciamadrid son los únicos municipios en los que no ha sido el PP el primer partido en número de votos, pero en ambas localidades han mejorado sus resultados respecto a las elecciones del pasado diciembre.

A nivel de distritos, la remontada popular es total. El PP gana en 18 de los 21 distritos y en todos mejora los resultados respecto a los anteriores comicios en las generales. Desde diciembre los de la calle Génova han recuperado 50.000 votos y este domingo obtuvieron el 40,17% de los sufragios de los madrileños de la capital, frente al 35,74% de las anteriores generales. Para la portavoz municipal, Esperanza Aguirre, este resultado se debe al «sectarismo, el oportunismo y algunas de las actuaciones de los gobernantes de la ciudad, con la señora Carmena a la cabeza, que han hecho que se olviden de los problemas que verdaderamente preocupan a los madrileños, como la limpieza o la circulación».

«La señora Carmena se tendría que plantear si los madrileños le han hecho una moción de censura, ha perdido uno de cada tres de sus votantes. Nos están gobernando en Madrid unos señores que tendrían 12 concejales y nosotros 24», remarcó la portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid. Sin embargo, en la primera planta de Génova, 13, no se plantean, de momento, hacer ningún movimiento para atraer a algún concejal socialista a la abstención para garantizar el éxito de Esperanza Aguirre en un posible asalto a la Alcaldía madrileña.

Recompensa

Tampoco desde la gestora del PP de Madrid se ha valorado el tremendo respaldo que supone la remontada popular para Cifuentes, también presidenta de la gestora del partido en la región y posible candidata a presidirlo oficialmente tras el próximo congreso regional. De hecho, no avanzan ninguna fecha probable para dicho congreso, ya que primero se tiene que convocar el nacional. Sí habló Cifuentes de los resultados, de los cuales se mostró satisfecha y consideró que son un «espaldarazo», un «respaldo» y una «recompensa» al trabajo desarrollado por su Gobierno, enfocado en crear empleo y en las políticas sociales. En declaraciones antes de participar en el Comité Ejecutivo Nacional del PP para analizar los resultados de las elecciones del domingo, la presidenta de la Comunidad destacó los cinco puntos de subida del PP madrileño, que suponen una motivación «para seguir trabajando como hasta ahora, con muchísima humildad y lo mejor posible».

Frente a los buenos resultados de los populares, los socialistas celebraban ayer el respaldo de las urnas a la lista encabezada por Pedro Sánchez. Un apoyo que, si bien supuso un aumento de apenas 30.000 votos, se traduce, sin embargo, en que en cinco de los nueve municipios en los que fue la fuerza con más papeletas el 20-D ya no fue la formación más apoyada este domingo. Tras los últimos resultados los socialistas son sólo el partido más votado en las localidades de Fuentidueña de Tajo, Navarredonda, Orusco de Tajuña y Patones. Sara Hernández, líder del PSOE-M, aseguró ayer, a pesar de la mejora pírrica y la pérdida de localidades que los resultados de los socialistas en las últimas generales, que han sido «un reflejo del buen trabajo del proyecto socialista».

Algo similar ha ocurrido con Podemos que, pese a confirmarse como segunda fuerza política en la región, tampoco está para fiestas: ha sido el partido más votado en cinco municipios, uno menos que en diciembre. Torremocha del Jarama, Bustarviejo, Corpa, Parla y Rivas son los pueblos que siguen apoyando mayoritariamente a la lista de Iglesias. Y aunque Madrid sigue siendo la circunscripción con más porcentaje de voto para el partido naranja, el 26-J ni siquiera los vecinos de Valdemoro, municipio en el que se gestó la Púnica y gobiernan, han decidido esta vez sus vecinos apoyar al partido naranja y se han decantado por el PP. Con todo, el portavoz del partido en la Asamblea, Ignacio Aguado, valoró positivamente los votos obtenidos.