Un edil «cazado» al volante sin carné hace saltar por los aires IU de Rivas

El PP pide su dimisión después de que la Policía le retirara el permiso por conducir ebrio. La formación, dividida ante la sospecha de traición de un compañero

José Manuel Castro, concejal de IU. Fausto Fernández, dirigente de IU
José Manuel Castro, concejal de IU. Fausto Fernández, dirigente de IU

madrid- José Manuel Castro Fernández, concejal de IU en Rivas Vaciamadrid, fue multado hace unos meses por conducir mientras superaba la tasa de alcoholemia permitida. La sanción que se le impuso, además de la correspondiente multa económica, fue la retirada del carné de conducir. Pero Castro volvió a coger el coche y la Policía volvió a dar parte de ello.

Pese a no poseer la licencia, según denuncia el Partido Popular de la localidad en un comunicado, «este grupo ha podido conocer que en los últimos días fue identificado cuando conducía su vehículo sin carné». Por eso, los populares consideran que los hechos encierran mayor gravedad, puesto que serían constitutivos de otro delito contra la seguridad vial (conducir ebrio ya lo es), recogido en el Código Penal, siendo un cargo público y en poco espacio de tiempo.

LA RAZÓN se ha puesto en contacto con Castro, que no niega los hechos descritos, pero tampoco está dispuesto a hacer declaraciones hasta que «salga el juicio, que es el próximo lunes».

Por su parte, Pedro del Cura, portavoz del grupo IU en el municipio, defendió a su compañero de partido asegurando que «José Manuel cogió el coche por una razón de causa mayor sobrevenida que explicará la semana que viene en el juicio». Al parecer, y según la versión de Del Cura, en su casa se produjo un escape de gas y tuvo que mover el vehículo delante de la Policía para alejarlo del suceso.

En cualquier caso, el PP de la localidad ha presentado una «moción de reprobación solicitando la dimisión del concejal» para que sea debatida en el Pleno que mañana se celebrara en Rivas. Los populares consideran que «un error humano no desmerece una trayectoria política, pero una conducta reincidente y el quebrantamiento de una sanción impuesta anteriormente no es ejemplar y los cargos públicos debemos dar ejemplo». El PP argumenta así la petición de dimisión y dice que «este tipo de hechos genera alarma social».

Ante estas acusaciones, el portavoz de IU en la localidad considera que «el PP está en su derecho de pedir la dimisión, pero nosotros creemos que es desproporcionada. No hubo daños, no hubo personas afectadas, la Policía estaba delante en el momento en el que José Manuel cogió el coche, y en cualquier caso es un hecho personal que no debe trascender a la vida política. Además, ni siquiera están juzgados los hechos».

Pase lo que pase en el Pleno del jueves, puede que el caso no termine ahí.

Y es que el pasado lunes, el mismo día en el que el PP dio a conocer la implicación de Castro en estos hechos y la solicitud de su dimisión, el Partido Comunista de la localidad hacía público un comunicado en el que exigía la dimisión del histórico dirigente de IU Fausto Fernández por presuntas irregularidades en la Empresa Municipal de la Vivienda.

Una guerra interna en IU

Para los dirigentes de IU no se trata más que de una casualidad, pero hay quien también ve una división interna en este hecho. Según fuentes conocedoras del partido, no se trata de una coincidencia sino de que una facción de IU se habría sentido traicionada al considerar que se ha expuesto a Castro de una manera injusta. Y, por eso, esa parte del grupo habría provocado que «la conferencia del Partido Comunista de Madrid apruebe por unanimidad instar la dimisión del responsable de la EMV de Rivas»,tal y como reza el comunicado comunista. Ese responsable es Fausto Fernández.

El PCE le acusa de ser el responsable de un ERE en el que van a ser despedidos 10 trabajadores de esa empresa. «Durante las negociaciones aparecieron varios trabajadores con nómina, sin ningún puesto asignado, que cobraban un sueldo mensual», asegura el PCE. En el caso de una asesora, ese sueldo sería de 4.000 euros al mes. «La empresa va a mantener estos puestos mientras otros con trabajo efectivo desaparecen».

Por ello, exigen a «Fausto Fernández dimitir como responsable de la EMV, de sus competencias municipales y que haga entrega de su acta de concejal».