Un fin de fiestas redondo

De nata o sin relleno, los tradicionales; o con frambuesas y mousse de vainilla, los innovadores; los roscones ponen el punto final más goloso a la Navidad. Conozca dónde hacen los mejores

En la pastelería Nunes este año la mousse de vainilla y el chocolate de Madagascar rellenan sus «roscones de colección». No se pierda el del «cuarto rey», de galleta
En la pastelería Nunes este año la mousse de vainilla y el chocolate de Madagascar rellenan sus «roscones de colección». No se pierda el del «cuarto rey», de galleta

De nata o sin relleno, los tradicionales; o con frambuesas y mousse de vainilla, los innovadores; los roscones ponen el punto final más goloso a la Navidad. Conozca dónde hacen los mejores

Quien más quien menos se ha dejado tentar estos días por los caprichos gastronómicos. Ahora, con las fiestas a punto de terminar, llega el turno para saciar con tradición a los más golosos. ¿Sabe cuáles son los roscones favoritos de madrileños y viajeros? Aquí tiene una selección con las mejores roscas de reyes para terminar la Navidad por todo lo alto:

La Mallorquina, en el 2 de la calle Mayor, es la pastelería de los roscones por antonomasia de la capital. Toda su bollería es una delicia, pero estos días preparan con mimo cientos de roscones. «Seguimos con la misma receta tradicional para hacer el bollo decorado con frutas y almendras desde hace más de sesenta años», aseguraba ayer una de sus empleadas. El sencillo y los rellenos de nata y trufa son la especialidad de este establecimiento. Otros decanos del roscón de reyes son los pasteleros del Horno de San Honofre, en la plaza de San Miguel. Aunque son también especialistas en turrones, mazapanes y guirlache, estos días amasan en sus trastiendas esponjosos roscones elaborados también con la receta de toda la vida: harina, leche, mantequilla, azúcar, huevo y agua de azahar. Para chuparse los dedos son también las creaciones de Pomme Sucre (Barquillo, 49). Más allá del roscón, que también es muy bueno, este año la estrella de esta pastelería es su panettone.

En Nunos, su maestro pastelero, José Fernández, mantiene durante todo el año roscones en las vitrinas de su negocio en la calle Narváez 63. No en vano, es una de sus creaciones más premiadas. En esta ocasión déjese tentar por sus roscones de colección: el negro, relleno de mousse de chocolate negro de Madagascar con aroma de mandarina y naranja; el Rocher, un gustazo para el paladar de mousse de chocolate con leche y crujiente de avellana; el blanco, que lleva chocolate de este color y mousse a la vainilla y, por último, el que han bautizado como el «cuarto rey» que se presenta con sabor a galleta y caramelo y viene acompañado de minigalletas.

En Alcalá, 77 Moulin Chocolat nos seduce con roscones elaborados con ralladuras de fruta frescas y picadas en el momento. Para no perderse son también los roscones de reyes de Mamá Framboise. El Apricot relleno de chantilly de azúcar de caña, crumble de almendra y pasta de frutas de albaricoque o el que homenajea su nombre, relleno de chantilly de frambuesa, frambuesas naturales y Pâte de Fruit de frambuesa, son de diez. Están en la calle Fernando VI, 23 y en Goya, 7.

De toda la vida son los roscones de reyes de El riojano, donde citan a Jacinto Benavente para hablar de su producto: «La gente a la que no le gusta el dulce no es de fiar». No sabemos cómo son sus clientes, pero sí podemos hablar de sus roscas tiernas, esponjosas y a las que no les falta en su decoración una corona.

Para darse un homenaje también son los roscones que las pastelerías Mallorca ofrecen en sus once establecimientos madrileños. Especialmente recomendables son los que esta pastelería rellena con trufa, una delicia decorada con almedra.

Haba, figura o... ¡diamante!

Habas, figuras de mayor o menor valor... Desde los más lujosos a los más austeros, todos los roscones esconden en su masa una sorpresa para cumplir aquello de «el que la encuentra paga otro». Este año las panaderías Uvepan quieren premiar a su clientela y ha escondido un diamante en uno de sus roscones.