Desalojado el Faro de Moncloa por un incendio en la cúpula

Las llamas, que se originaron en la sala de máquinas de un ascensor, obligaron a cortar la A-6 .

Por un momento, la imagen del Windsor sobrevoló el recuerdo de muchos al observar la gran cantidad de densa humareda que salía de uno de los edificios más emblemáticos de la capital. Precisamente fue tras el incendio de este rascacielos, en 2005, cuando se puso la lupa en varios edificios municipales y el Faro de Moncloa fue cerrado al no cumplir las medidas de seguridad. Afortunadamente no se trataba de un incendio de tal magnitud y en menos de una hora los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid extinguieron ayer las llamas originadas en la zona alta del mirador de Moncloa.

Al parecer, según fuentes de Emergencias-Madrid, el incendio se originó alrededor de las 17:00 horas en la sala de máquinas de uno de los ascensores, donde se concentran aparatos eléctricos, y el faro (una torre-mirador de 110 metros de altura) fue desalojado como medida de prevención. En concreto, se trata de seis trabajadores. Hasta el lugar se desplazaron hasta cinco dotaciones de Bomberos y efectivos de la Policía Municipal de la capital y del Samur, por si había que atender alguna intoxicación por humo o crisis de ansiedad, algo que finalmente no ocurrió.

En pocos minutos, los profesionales ya tenían controlado el incendio y en apenas 45 minutos se dio por extinguido, según las mismas fuentes. La carretera de La Coruña también tuvo que ser cortada por prevención. La parte positiva de la intervención fue que al estar muy localizado el foco del fuego los Bomberos pudieron actuar de forma muy eficaz. Eso y tamnbién que no se tratara de un edificio lleno de trabajadores o viviendas, donde hay que desalojar a un gran número de personas y conlleva siempre más tiempo. No parece que hubiera turistas en ese momento, si bien este extremo no fue confirmado por el portavoz municipal. Y es que, a pesar de ofrecer unas vistas espectaculares de la capital, es cierto que el faro no es demasiado popular entre los turistas que visitan Madrid.

El hecho de haber permanecido durante tantos años cerrado puede que haya contribuido a que no sea un punto especialmente visitado.

Y es que el mirador estuvo casi una década cerrado por problemas de seguridad y fue durante la alcaldía de Alberto Ruiz-Gallardón cuando se iniciaron las obras. Finalmente fue reabierto el año pasado. A la antigua torre de iluminación, construida en 1992, se puede acceder después de pagar tres euros y pueden subir visitantes en ascensores que recorren 92 metros para disfrutar de las vistas de gran parte de la ciudad y la sierra de Guadarrama.