Un Skybar 360º en el hotel del Edificio España

A mediados de julio se inaugurará el Riu Plaza España

La piscina, sólo para clientes, está en una de las azoteas
La piscina, sólo para clientes, está en una de las azoteas

A pocas semanas de su inauguración y después de siete años sin uso, Riu revela los secretos del nuevo Edificio España

Inspirado en el Rockefeller Center de Nueva York, el Edificio España fue el primer rascacielos de la capital. Ahora, después de siete años cerrado, en apenas unas semanas volverá a estar lleno de vida con la inauguración del hotel Riu Plaza España. Dentro de la maraña de andamios que poco a poco, se van retirando para volver a disfrutar de la fachada de José María y Julián Otamendi, un millar de operarios ultiman, aunque desde fuera no lo parezca, los detalles del establecimiento de cuatro estrellas que pretenden abrir el próximo mes de julio.

No se deje engañar por el traqueteo de las máquinas y las nubes de polvo que se observan desde la entrada principal, en las plantas superiores las habitaciones tienen las camas preparadas para recibir clientes. Precisamente en el lobby, que es junto con la fachada donde se concentran la mayor parte de elementos protegidos del Edificio España, se están volviendo a ubicar todo lo que se retiró para restaurar. De hecho, según explican desde Riu, el mismo equipo que restauró la fachada hace más de una década, ha vuelto a trabajar para recuperar el brillo de la piedra artificial original.

A diferencia del proyecto del primer comprador del inmueble, el grupo Wanda, la Cadena Riu no ha querido modificar la estructura original del edificio, manteniendo los famosos “peines” que dividen cada planta. El hotel comienza en la tercera planta y ya en la cuarta están instalando las tulipas de las grandes lámparas de los restaurantes que darán servicio a los clientes en las vistas más cercanas a la también en obras Plaza de España. A modo de espejo, la parte trasera la ocupa una gran sala magna con capacidad para acoger entre 1.100 y 1.500 personas, así como de dividirse en 17 salas de conferencias más pequeñas. Según explican desde el grupo Riu ya tienen reservas de eventos, especialmente algunos de gran capacidad, para este año y los dos siguientes puesto que una de sus estrategias ha sido evitar competir con los grandes cinco estrellas que hay en el centro de la ciudad, y abrir un cuatro estrellas que tiene más facilidad para acoger eventos con habitaciones standard desde 135 euros la noche.

Por encima de esta planta y hasta la azotea, las habitaciones están ya prácticamente terminadas, con las camas hechas y preparadas, como en todos los hoteles de Riu con un pedal hidráulico que permite a las camareras cambiar las sábanas sin tener que agacharse. En las suites, cuyo precio oscila entre los 250 y los 1.500 euros la noche, la bañera está integrada junto al dormitorio con vistas exclusivas a la plaza de España, la Gran Vía, Princesa o el barrio de Universidad. En una de la azoteas, los clientes podrán disfrutar de una piscina, de menor tamaño de la que hubo antaño pero más exclusiva.

Pero sin duda, la joya de la corona del Edificio España espera en la última planta, con un Skybar 365º en el que, al igual que en el “Top of the Rock” neoyorkino, poder disfrutar de una vista de toda la ciudad. Incluso contará con una pasarela de cristal, suspendida 80 metros sobre la calle Maestro Guerrero, para pasar de una a otra azotea en torno a la aguja, donde habrá dos salas para pequeños eventos. El Skybar 365º dispondrá de un acceso independiente para poder entrar directamente sin necesidad de estar alojado en el hotel.

Junto a la entrada principal y la de la azotea, también se habilitará una tercera entrada a la zona comercial, que estará situada en las primeras plantas del Edificio España con una superficie de 15.000 metros cuadrados y cuya comercialización corre a cargo del Grupo Corpfin que recepcionará la zona una vez concluidas las obras en el inmueble, por lo que se retrasará un poco más su apertura.