Veto al PP en la marcha del Orgullo Gay

Angel Garrido, hablando para Telemadrid.

Parece que el famoso viento del cambio que abanderó toda la campaña electoral para las elecciones del 24 de mayo ha llegado también a la marcha del Orgullo gay. La razón de esta afirmación es que de repente, una manifestación a la que no solía acudir ningún miembro de la primera línea política y que, como mucho, los partidos mandaban a uno o dos representantes, ayer ha pasado a ser una cita ineludible en la agenda de nuestros políticos. La fiesta de la igualdad ha pasado de ser un motivo de disputa a convertirse en un nexo de unión entre los políticos.

El año pasado acudieron a la manifestación Carla Antonelli por parte del PSOE, – fue el primer año que faltó Pedro Zerolo–, María Espinosa y Ricardo Sixto, por parte de Izquierda Unida, y Luis Alegre en representación de Podemos. Pues bien, este año el cartel ha sido mucho más amplio y variado; empezamos por el Partido Popular, que mandó por primera vez un representante de la Administración madrileña, fue el número dos de la presidenta Cristina Cifuentes, Ángel Garrido, que calificó su presencia como un «gesto y símbolo de apoyo».

El consejero de Presidencia, Justicia y Portavoz del Gobierno regional acudió a la marcha a pesar de que los colectivos FELGTB y COGAM, organizadores de la marcha, vetaron la cabecera de la marcha a todos los dirigentes del PP. «Vengo en representación de la Comunidad de Madrid y no como miembro de la formación popular», tuvo que aclarar Garrido, que además aprovechó, en declaraciones a Europa Press, para calificar la postura tomada por los colectivos como un «error». No obstante, Garrido tampoco quiso ahondar en el debate ya que aseguró que pretende «descongelar unas relaciones que llevan mucho tiempo congeladas». En esta línea, Garrido afirmó que «el PP nunca ha estado presente en la cabeza de la manifestación» pero ha puesto de manifiesto su «compromiso» para lograr que el próximo año puedan estar ahí como un partido más. Garrido ha manifestado que desde el Gobierno de la Comunidad –cuya presidenta Cristina Cifuentes siempre se ha mostrado a favor del matrimonio homosexual en contra de gran parte de los miembros de su partido– quieren dar su «apoyo», ya que se trata de «un evento festivo y reivindicativo» pero ha recalcado que también es un evento «turístico de primera magnitud».

Por parte del PSOE estuvo el líder del partido Pedro Sánchez, y los del Ayuntamiento y en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo y Antonio Miguel Carmona. La plana mayor de Podemos también estuvo presente en la cabecera de la marcha con Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Pablo Echenique, Luis Alegre y José Manuel López. Ciudadanos se estrenó este año con sus dos líderes Ignacio Aguado y Begoña Villacís; por último Alberto Garzón, líder de IU y los líderes sindicales, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo también se unieron a la marcha. Por primera vez la alcaldesa, Manuela Carmena, recibió a la cabecera en la Plaza de Colón.