Política

Detienen a un hombre tras matar a otro de una puñalada en el cuello

Emergencias recibió poco después de la una del mediodía una llamada alertando de la agresión a las puertas de un bar en Puente Tocinos

Emergencias recibió poco después de la una del mediodía una llamada alertando de la agresión a las puertas de un bar en Puente Tocinos

Los vecinos de Puente Tocinos todavía no salen de su asombro después de presenciar cómo un hombre, presuntamente, apuñaló ayer en el cuello a otro, provocándole la muerte casi de forma instantánea. El supuesto homicida fue detenido poco después del suceso por los agentes de la Policía Nacional, quienes lo encontraron cerca de la escena del crimen tras haberse dado a la fuga.

Según fuentes del 112 de la Región de Murcia, sobre la una y veinte del mediodía de ayer, el teléfono Único de Emergencias recibió una llamada que alertaba de la agresión con arma blanca.

Al parecer, a las puertas de un bar de Puente Tocinos, situado en e Carril de la Torre, un hombre salió del local tambaleándose y sangrando de forma abundante como consecuencia de una herida provocada en el cuello. La víctima hacía todos los esfuerzos necesarios para pedir ayuda.

Al lugar se movilizó un coche de la Policía Nacional, que tras presenciar la escena, reclamó de urgencia una ambulancia para atender cuanto antes al herido.

Pese a los esfuerzos y la rápida intervención policial solicitando ayuda profesional sanitaria al 061, los médicos de la Gerencia de Urgencias únicamente pudieron certificar su fallecimiento, ya que había muerto en el transcurso de su desplazamiento.

Fue entonces cuando la Policía nacional envió de inmediato al lugar de los hechos a agentes motorizados de la Unidad de Prevención y Reacción cercanos a la zona a que iniciaran el proceso de búsqueda del presunto autor del homicidio.

Una vez allí, y tras merodear por varias calles próximas al bar, los policías encontraron al supuesto asesino, un hombre de nacionalidad rusa y de 39 años de edad, que fue detenido.

Inspección ocular

Tras el arresto, los agentes comprobaron que la víctima se encontraba sin constantes vitales, por lo que aguardaron la llegada de los servicios de emergencias y del forense para decretar el levantamiento del cadáver. Posteriormente, la Policía Nacional se quedó en las inmediaciones para realizar la pertinente inspección ocular.