El PP exige la dimisión de la alcaldesa de Santomera (PSOE), investigada por prevaricación

La formación insta al líder socialista Diego Conesa a destituir a la primera edil «por ética y coherencia»

La formación insta al líder socialista Diego Conesa a destituir a la primera edil «por ética y coherencia»

El Juzgado de Instrucción número 8 de Murcia admitió ayer a trámite la denuncia presentada por la mercantil Áridos del Mediterráneo S.A. (Arimesa) contra la alcaldesa de Santomera, la socialista Inmaculada Sánchez Roca, así como al concejal de Urbanismo, Joaquín Rubio (Podemos), y el arquitecto municipal por un presunto delito de prevaricación administrativa. Un duro golpe para el líder del PSRM-PSOE, Diego Conesa, quien se encontró de frente con la exigencia del Partido Popular de destituir a la alcaldesa «por ética y coherencia».

Así lo dijo la senadora del PP por Murcia, Severa González, que también exigió al edil de Podemos que dejara el cargo. «Si Conesa aspira a gobernar en la Región debe forzar la dimisión de la actual alcaldesa en un gesto de ejemplaridad, si no lo hace por voluntad propia. Así se mostraría coherente con su discurso».

De esta forma, la propia senadora dejó claro que la obligación de la formación es exigir justicia y coherencia con la línea roja que se tiene en el Partido Popular, pero que no entraría a valorar el fondo del asunto «porque no es nuestra competencia, sino del poder judicial, y será la Justicia quien dirima el asunto».

No obstante, recordó que en otras muchas ocasiones, en las que la Justicia se encuentra en fase de investigación, «a cualquier dirigente de nuestro partido le han exigido la dimisión del cargo público, sin esperar si hay o no apertura de juicio oral o se archiva el caso».

La dimisión de la primera edil, dijo, la piden no al amparo del código ético del PSOE, «sino con la línea roja de coherencia marcada por Conesa y su líder nacional, que no es otra que con la investigación por parte de un juez».

La defensa

Por su parte, desde la Corporación municipal se trasladó un escrito en el que se explicaba que dicha denuncia por prevaricación era «una venganza de Arimesa que pretende menoscabar nuestra honorabilidad por haber ejecutado la sentencia firme del Tribunal Superior de Justicia, que ordenó la clausura de las instalaciones de la cantera que dicha mercantil explota en el paraje del Zacacho».

Así, en palabras de Sánchez Roca, dicha querella «sesgada y política, es otra forma más de persecución a las que la empresa nos tiene sometidos desde hace tres años».

Según se detalló, hace tres años que el Ayuntamiento se puso «enfrente» de la corrupción económica más radical, y fue hace cuatro meses cuando cerró la cantera de Arimesa.