Música

El TCM acoge hoy el estreno de «Cada vez que un hombre me abandona»

Se trata de la primera coproducción del teatro dedicada a la danza contemporánea

Imagen de uno de los ensayos del espectáculo «Cada vez que un hombre me abandona»
Imagen de uno de los ensayos del espectáculo «Cada vez que un hombre me abandona»

«Vivir y amar consiste en desplegar las alas y emprender el vuelo... Señales de los cuerpos, dramaturgias de los cuerpos. Una mujer escribe poemas, escribe lo que siente, lo que vive y lo que sueña», de esta manera sintetizó ayer Juan Antonio Saorín la esencia del espectáculo «Cada vez que un hombre me abandona...», una representación de danza contemporánea en la que el lenguaje gestual y el de la palabra se unirán para dar paso a la segunda parte de una trilogía del coreógrafo, bailarín y director de la compañía «Saorín en Danza», y que se podrá ver hoy en el Teatro Circo de Murcia a las 21 horas.

Durante la presentación, Saorín explicó que la inspiración del espectáculo procede de la lectura de poemas de Clara Janés, que aborda el tema del vuelo en su poesía y de los versos de Maram Al-Masri. Del mismo modo, desveló que el trabajo se divide en dos partes, una más etérea y otra más terrenal. «Cada vez que una persona te abandona no hay que hundirse sino sentirse feliz, el abandono es una puerta a otro mundo y a conocer otras cosas», afirmó. Respecto a la intención del espectáculo indicó que «quiero lanzar un mensaje positivo basado en la tolerancia».

Además, como novedad, Saorín añade la palabra al espectáculo. «Es una incorporación un poco tímida, pero quería que el título quedase en escena y existe un momento en el que tiene que aparecer ese texto». En cuanto al trabajo de la voz dentro de la danza concretó que «cambia el cuerpo ya que el sonido se va extendiendo por tu cabeza y complementa la formación del bailarín». No obstante, matizó que no hay diálogos «únicamente un momento en el que se emite un pequeño texto».

Los bailarines que darán vida al nuevo espectáculo de Saorín son Carlos Blanco, Irene Fuster, Marinesa Meca, David Mínguez, Elisa Palazón, Noelia Planes, Consuelo Ruiz, Susana Ruiz, Jorge Sesé y Pablo Valero (la mitad de ellos del Aula de Danza de la Universidad de Murcia que también dirige y la otra mitad de la compañía «Saorín en Danza»). El espectáculo cuenta con música original de José Miguel Atienzar y temas de Chopin y Bach. El encargado de la escenografía es Antonio García Jiménez, junto con la iluminación de Luisma Soriano, y la asistencia del profesor Jorge Sesé. Detrás de todos ellos está el Aula de Danza de la Universidad de Murcia y el Espacio Nebrija Escénico (ENE). Por último, la videocreación la ha creado Ramón Lez. «La proyección se combina muy bien con el movimiento de los bailarines, es una pieza muy coral en la que he intentado que, aunque el eje principal es la danza, no sobresalga y tenga la misma importancia que la escenografía o la videocreación».

Por su parte, el director del TCM, César Oliva, comentó que Juan Antonio Saorín fue su alumno en Filología y en ese momento «ya destacaba como persona imaginativa». Además alabó su formación en el terreno de la danza fuera de las fronteras nacionales y aclaró que, «al ser el TCM la casa de los creadores murcianos, le propusimos que hiciese este espectáculo aquí». Por su parte, el concejal de Cultura, Rafael Gómez informó del buen ritmo de la venta de entradas y deseó que «se pueda llegar a colgar el cartel de no hay billetes».

La primera coproducción del TCM dedicada a la danza

Respecto al trabajo de coproducción con el Teatro Circo de Murcia, el bailarín y coreógrafo Juan Antonio Saorín explicó que «contar con más medios para el espectáculo me ha ayudado a llevar a la práctica mi libertad creativa», al tiempo que recordó que lo que más le interesa en la vida es «la danza y aprender». «Siempre me he sentido libre en la búsqueda y si la libertad la combinas con un apoyo puedes llegar más lejos». Para Saorín bailar y libertad siempre han ido de la mano.