La Asamblea aprueba hoy la moción para ilegalizar los partidos independentistas

El PP de López Miras se pone al frente de la iniciativa propuesta por Pablo Casado, y Murcia se convierte en el primer Parlamento que apoya una propuesta de estas características si obtiene el respaldo de C's

El PP de López Miras se pone al frente de la iniciativa propuesta por Pablo Casado, y Murcia se convierte en el primer Parlamento que apoya una propuesta de estas características si obtiene el respaldo de C's

El PP de Fernando López Miras se convertirá hoy en la primera formación regional que da un paso adelante para apoyar la estrategia iniciada hace más de un año por el hoy presidente de la formación, Pablo Casado, de prohibir que los partidos de ideología independentista puedan concurrir a las elecciones municipales, autonómicas y nacionales.

La Asamblea Regional aprobará hoy una moción del Partido Popular para que el Gobierno de España impulse las reformas legales necesarias que impidan concurrir a los comicios a las formaciones políticas «cuyo fin es romper la unidad de nuestro país y su integridad territorial».

A los votos de los diputados populares se sumarán los de los Ciudadanos, formación con la que reconocen no haber mantenido conversaciones sobre este tema, pero que estarán a favor, dadas las recientes manifestaciones de su líder Albert Rivera, en las que pedía a Pablo Casado que diera un paso al frente en este tema.

Dentro de las filas populares, no solo el presidente se ha manifestado a favor de la iniciativa, también María Dolores de Cospedal hizo referencia a este tema durante su campaña para presidir el partido.

En Murcia, el portavoz parlamentario, Víctor Martínez, asegura que la propuesta recoge el sentir de los ciudadanos de la Región que exigen a los políticos «que pongamos fin a este despropósito que estamos viendo con lo que está sucediendo en Cataluña, porque les produce un rechazo terrible».

En la moción se explicita la necesidad de apartar de las instituciones a partidos como Esquerra Republicana de Catalunya, Bildu y PDeCat, «cuyos líderes cuestionan todos los días al Estado Español, tratan de deslegitimar la soberanía popular y promueven campañas para desprestigiar nuestra democracia».

A pesar de que la moción se presentó en la Asamblea el pasado 2 de julio, el mensaje coincide con la estrategia que ha puesto en marcha la formación azul a nivel nacional y que, según los sondeos realizados por el propio partido, están haciendo remontar al PP. Hablar claro y recuperar un discurso más contundente en relación a España.

«Somos el primer Parlamento que presenta una moción de estas características, porque nos indigna ver la deriva que se está produciendo en Cataluña». El portavoz del Grupo Parlamentario, está convencido de que la propuesta no atenta contra la democracia, sino lo que pretende es trabajar para ilegalizar los partidos políticos que quieren la ruptura de la unidad de España y también del orden constitucional. «Si nos ceñimos a lo que recoge el artículo 515 del Código Penal, ERC y la CUP están vulnerando los puntos 1, 3 y 5 de la propia legislación o la Constitución, donde se establece que serán declarados ilegales aquellos que alienten a la violencia, y estamos hablando de formaciones cuyos muchos de sus dirigentes están acusados de delitos de rebelión o sedición, por lo que consideramos que no deben concurrir a las elecciones, dado que están fragmentando la convivencia y el odio en Cataluña».

La legislación europea

El PP murciano considera que España debe hacer lo mismo que ya han hecho otros países como Alemania, Francia o Portugal, donde se ha limitado o ilegalizado la presencia de partidos que pongan en peligro la unidad territorial, el mismo argumento utilizado por los líderes nacionales.

En Alemania, según se expresa en la moción que con toda seguridad se aprobará hoy, con los votos de los populares y C's, la Constitución establece que «los partidos que por sus fines o por el comportamiento de sus adherentes tiendan a desvirtuar o eliminar el régimen fundamental de libertad y democracia, o a poner en peligro la existencia de la República Federal Alemana, son inconstitucionales». Algunos juristas señalan que la Constitución española defiende la pluralidad política y que el sistema legislativo nada tiene que ver con el alemán.

También se hace referencia a la Carta Magna francesa en la que se establece que los partidos y las agrupaciones políticas concurren a la expresión del sufragio, se constituirán y ejercerán su actividad libremente dentro del respeto a los principios de la soberanía nacional y la democracia». En Francia las prohibiciones se han circunscrito a organizaciones terroristas.

Si la iniciativa sigue su curso conllevaría la reforma de la Ley de Partidos y también de la Constitución.