MENÚ
domingo 22 septiembre 2019
04:19
Actualizado

La gota fría deja a Murcia en estado catastrófico

El Gobierno central envía más de 500 efectivos militares para evacuar a un millar de vecinos de diversos municipios anegados por el desbordamiento del río Segura a su paso por diferentes pedanías de la Comunidad

  • La Policía Local de Murcia trabaja sobre los efectos del temporal en la entrada a Casas Blancas, en Sucina.
    La Policía Local de Murcia trabaja sobre los efectos del temporal en la entrada a Casas Blancas, en Sucina. /

    La Razón

  • Imagen aérea de Los Alcázares, uno de los municipios más dañados tras las fuertes precipitaciones de estos días
    Imagen aérea de Los Alcázares, uno de los municipios más dañados tras las fuertes precipitaciones de estos días

Tiempo de lectura 5 min.

13 de septiembre de 2019. 20:15h

Comentada
Antonio G. Valenzuela Murcia. 14/9/2019

Si la jornada del jueves fue una de las más difíciles que se recuerdan en los últimos 30 años, la madrugada de ayer mantuvo a toda la población en vela y con la vista puesta en el cielo. Los principales dirigentes de la Comunidad ya advirtieron de que lo peor estaba por llegar, y tras largas horas viendo el cielo romperse, finalmente las fuertes precipitaciones provocaron el desbordamiento del río Segura, más de 50 cortes de carreteras, el desalojo de un millar de personas, varios rescates y cerca de 3.500 asuntos relacionados con el temporal. La circulación ferroviaria quedó totalmente paralizada y el Aeropuerto Internacional de Corvera canceló los doce vuelos previstos para ayer.

La cuenca del Segura experimentó una gran subida de las aguas, provocando que en zonas como la estación de la Contraparada los torrentes circularan a 223,4 metros cúbicos por segundo, lo que representaba el 88 por ciento de la capacidad del cauce, según detalló la Delegación del Gobierno en la Región.

«La situación es especialmente preocupante en la ciudad de Murcia, donde los desbordamientos en las pedanías de El Raal y Alquerías podrían verse acusadas por los aportes del río Guadalentín». Ante esto, se recordó que efectivos de evacuación e intervención ya habían actuado sobre esas zonas, para evitar lo ocurrido en Beniel, donde se produjo el desbordamiento de los canales y provocó la inundación del casco urbano en 2,5 kilómetros.

Para llevar a cabo estas actuaciones, se contó con el apoyo de 536 efectivos del Gobierno de España, de los que 326 pertenecían a la Unidad Militar de Emergencias que acudieron a la Región como medida de apoyo, se incorporaron 60 efectivos de la Armada, 60 el ejército del Aire, y 90 del Ejército de Tierra con 82 vehículos y otros dispositivos para colaborar en la evacuación de personas.

«Los efectos de estas inundaciones superan los demoledores resultados de las provocadas en 2016», remarcó el delegado Francisco Jiménez.

Revivir una pesadilla

Otra de las zonas que revivió con pavor el efecto caótico de las lluvias fue el municipio de Los Alcázares, lugar que todavía ayer se encontraba recuperándose de las inundaciones de 2016. Así, el alcalde Mario Pérez pidió todos los medios posibles para evacuar a los vecinos del municipio ya que las precipitaciones «son tres veces peor que las de hace tres años».

Otra de las consecuencias que ha dejado la DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos) es el corte del suministro de agua en municipios como Blanca por «problemas de abastecimiento». De este modo, el Consistorio anunció ayer que las restricciones en el suministro de agua potable se extenderá hasta, al menos, mañana domingo.

Por su parte, el presidente del Ejecutivo murciano, Fernando López Miras, recordó que esta situación de alerta roja era la primera vez que se activaba en la historia en toda la Comunidad, y aseguró que la situación era preocupante. «El riesgo es extremo, y pedimos a toda la población la mayor prudencia y precaución porque toda Región está prácticamente anegada».

En este sentido, anunció que el Consejo de Gobierno solicitará al Ejecutivo central que declare a toda Murcia como «zona catastrófica», por los múltiples daños materiales que los efectos de la DANA ha provocado en la Comunidad.

A esta reivindicación también se sumó la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de la Región (UPA) tras describir los efectos del temporal como «muy dañinos para la agricultura», y aunque la organización señaló que era «pronto» para cuantificar los daños, detalló que las precipitaciones habían dejado importantes infraestructuras destrozadas, cosechas de huerta anegadas, la vendimia paralizada y diversas explotaciones ganaderas incomunicadas.

Ahora, con la vista puesta nuevamente en el cielo, los ciudadanos de múltiples localidades esperan que pase la tormenta para poder volver a sus casas o, al menos, lo que quede de ellas. La situación fue tal, que vecinos de municipios como Molina de Segura, San Javier, El Reguerón y diversas pedanías de Cartagena tuvieron que ser desalojados de sus viviendas y trasladados a albergues, polideportivos y espacios habilitados con camas para acogerlos.

«Miedo me da volver a mi casa. No sé lo que me voy a encontrar cuando llegue», afirmó una vecina de Molina de Segura a Efe.

Peor suerte tuvo Marisa, que vive en plena huerta, entre Beniel y la pedanía de Alquerías, y tuvo que pasar la noche del jueves al viernes en casa de un familiar porque toda la zona estaba anegada. «Un coche pasó por la zona radiando que era obligatorio el desalojo de las viviendas por precaución y todavía no hemos vuelto a casa, pero nuestros primos, que han pasado por allí, han comprobado que tenemos entre diez y 15 centímetros de agua». De hecho, poco después en esa misma zona, el río hacia Carril Quesadas, en Alquerías, se desbordó dejando totalmente inaccesible el tránsito por carretera.

Para las próximas horas, la Aemet prevé cielos nubosos o cubiertos con chubascos tormentosos en el interior, que serán localmente fuertes en el norte de la Región, y que disminuirán durante la tarde, salvo en el Noroeste. También se esperan vientos con intervalos fuertes en el litoral.

LAS CLAVES

La cantidad de información que se originó ayer dio paso a diversos bulos como el desbordamiento del río Segura en Murcia, algo que fue totalmente desmentido por la Confederación Hidrográfica del Segura.

López Miras agradeció el apoyo e interés recibido por parte de los diferentes representantes políticos del país. El Rey Felipe VI, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el presidente del PP, Pablo Casado y, el líder de Cs, Albert Rivera, fueron algunos de los líderes nacionales que se preocuparon por la situación de la Comunidad.

El Consejo de Gobierno tiene previsto reunirse hoy de manera extraordinaria. Además, el lunes la Asamblea Regional convocará un pleno de urgencia para pedir al Gobierno de España la declaración de zona catastrófica para la Región.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs