Las empresas familiares prevén una desaceleración el próximo año

Durante 2018, han mejorado sus resultados «aunque a menor ritmo que en años precedentes». Así lo concluye el barómetro de la Asociación Amefmur

Durante 2018, han mejorado sus resultados «aunque a menor ritmo que en años precedentes». Así lo concluye el barómetro de la Asociación Amefmur

Las empresas familiares han mejorado este año sus resultados, pero prevén que para 2019 la desaceleración hará mella en el resultado anual, «especialmente en el contexto nacional». Aunque la cifra de negocios muestra un saldo positivo y la mitad de las empresas aumentaron sus ventas, el Índice de Confianza desciende ligeramente. Así lo concluye el barómetro que elabora la Cátedra de Empresa Familiar Mare Nostrum de la Universidad de Murcia (UMU) y la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) y la Asociación Murciana de la Empresa Familiar (Amefmur) y que mide las principales variables que determinan la actividad de un colectivo que representa más del 92 por ciento del tejido empresarial.

De dicho informe, destacan como positivos los datos relativos a empleo e inversión, que alcanzan los máximo valores de la serie iniciada en 2008. «Un 42,5 por ciento de las empresas ha incrementado su plantilla, mientras que un 39,2 sus inversiones».

Los datos los desglosaron el consejero de Empleo, Javier Celdrán, los rectores de la UMU y la UPCT, José Luján y Alejandro Díaz, y el presidente de Amefmur, José María Tortosa.

Entrando en detalle sobre la actividad empresarial, el barómetro indica que, a la hora de competir, las empresas familiares se centran en ofrecer el mejor servicio en base a la calidad y la atención al cliente, la eficiencia y la diversificación, con una orientación creciente basada en nuevos mercados y sectores.

En cuanto a las cuestiones que más preocupan para el próximo año, destaca la estabilidad política, seguida de la estabilidad económica y, en tercer puesto, el papel del Estado.

La principal variable interna de modelo de negocio es la ampliación de mercados, seguida de la mejora de la dimensión y la organización interna.

Imagen

En el estudio también se ha analizado la imagen de la empresa familiar. Los resultados confirmaron que, a partir de una mayor identificación como empresa familiar, se realiza un mayor esfuerzo de comunicación, al tiempo que son mayores los beneficios. «Un 90 por ciento de las empresas se considera bastante o completamente una empresa familiar. Sin embargo, solo el 64 piensa que es percibida de la misma forma».

Pros y contras de la empresa familiar

Según el barómetro de Amefmur, las empresas que otorgan una ventaja a ser percibida como familiar (51 por ciento) superan claramente a las que creen que es una desventaja (23). Los principales puntos positivos que se enumeran son el compromiso, la cercanía, la confianza y la continuidad. Como desventajas se señala el escaso tamaño, los prejuicios por falta de profesionalidad y los conflictos internos.