Luengo consigue un compromiso de Ribera para mantener el trasvase

La ministra de Transición Ecológica asegura que la infraestructura hídrica es «estratégica» para el Gobierno de España y en ningún caso se plantea suprimirla»

La ministra de Transición Ecológica asegura que la infraestructura hídrica es «estratégica» para el Gobierno de España y en ningún caso se plantea suprimirla»

El Gobierno de España no se platea suprimir el trasvase Tajo Segura porque lo considera «una infraestructura estratégica». Este fue el compromiso que el consejero de Agricultura, Agua y Ganadería, Pesca y Medio Ambiente de la Región de Murcia, Antonio Luengo, consiguió arrancarle a la ministra, Teresa Ribera, en la reunión que ambos mantuvieron en Madrid.

El consejero reivindicó su necesidad, como principal herramienta del levante español en la lucha contra la desertificación, a una ministra que se mostró dialogante y conocedora de los problemas que tiene la Región, según palabras del propio Luengo, quien hizo pública su satisfacción tras el encuentro.

Sobre el decreto de sequía, la ministra de Transición Ecológica, comunicó que no se puede prorrogar porque ya existe un plan que recoge las mismas indicaciones. En este punto el responsable del Gobierno regional aseguró que su departamento estará «atento» para cubrir todas las necesidades que puedan surgir.

Mar Menor

En la reunión no solo se habló de trasvase, Luengo trasmitió a la ministra los problemas por los que atraviesa el Mar Menor, cuyo principal problema es la falta de inversión.

Así, exigió un compromiso al del ministerio para que se lleven a cabo todas las actuaciones que se diseñaron y que fueron recogidas en el proyecto Vertido Cero, que actualmente está en tramitación ambiental.

Pero además solicitó a la ministra en funciones que su departamento presente un cronograma sobre las infraestructuras que pretende llevar a cabo en el entorno del Mar Menor para garantizar la estabilidad ecológica de la zona.

Y que se pongan en marcha las infraestructuras ya construidas que evitarían que el flujo de agua que discurre por la rambla de Albujón acabe en el Mar Menor «y ponga así en peligro su frágil equilibrio».

En la reunión, Luengo pidió llevar a cabo un plan de energías renovables enfocado hacia la desalación y las infraestructuras hídricas en general, para conseguir abaratar la gestión del agua. No olvidó la necesidad de impulsar un pacto nacional del agua que garantice el suministro.