Política

Urralburu contradice a Iglesias y asegura que la “responsabilidad” de la caída de Podemos no es de los territorios

El secretario general de la formación morada en Murcia propone una conferencia política para recuperar el espacio conseguido en 2015

Óscar Urralburu tras recoger su acta de diputado. LA RAZÓN
Óscar Urralburu tras recoger su acta de diputado. LA RAZÓN

El secretario general de la formación morada en Murcia propone una conferencia política para recuperar el espacio conseguido en 2015

El secretario general de Podemos Región de Murcia, Óscar Urralburu, no está de acuerdo con la tesis de Pablo Iglesias que achaca la responsabilidad de la debacle electoral a la mala implantación de los territorios. En unas declaraciones realizadas tras la reunión del Consejo Ciudadano Estatal, Urralburu aseguró que no comparte ese análisis dado que “ya llevamos tiempo en un carro de resultados negativos en los procesos electorales”. También achacó la situación al voto útil que los ciudadanos han dado al PSOE “con una clara lógica de segunda vuelta electoral”.

El líder regional de la formación morada aseguró que ante la nueva situación, el partido debe abrir un debate tras la constitución del gobierno de España y de las CCAA , a través de una conferencia política donde no se hable de personas sino del camino a seguir. “En estos momentos de máxima debilidad electoral, debemos tener la máxima responsabilidad orgánica con el partido y política, con España, que nos permita volver a ocupar el lugar que nos llevó a tener cinco millones y medio de votos”.

Urralburu ha asegurado que el debate político propuesto que hay que abordar debe ser “de fondo, porque hemos perdido más de dos millones y medio de votos en los últimos años. En este sentido, debemos hablarle a España, sumar, agregar, añadir, recuperar a los que se han ido y volver a ilusionar a nuestro país. Si nos dirigimos a un espacio ideológico pequeño tendremos resultados electorales pequeños”.

Para recuperar el espacio perdido, el líder regional apostó por debatir de forma sincera y con responsabilidad para “redefinir el rumbo y no hacer un cierre en falso”.