Casado pide a Cs que aclare si pactará otra vez con Díaz tras las elecciones

El PP está dispuesto a firmar ante notario un acuerdo con la formación naranja para que se visualice un bloque alternativo al PSOE antes de las elecciones

El presidente del PP, Pablo Casado, junto al líder de los populares andaluces y candidato a la Junta de Andalucía, Juanma Moreno / Foto: Manuel Olmedo
El presidente del PP, Pablo Casado, junto al líder de los populares andaluces y candidato a la Junta de Andalucía, Juanma Moreno / Foto: Manuel Olmedo

El PP está dispuesto a firmar ante notario un acuerdo con la formación naranja para que se visualice un bloque alternativo al PSOE antes de las elecciones

Todos los partidos cuentan los días para las próximas elecciones autonómicas. A falta de la fecha definitiva, la estrategia de cada uno de ellos parece clara: separarse lo más posible del PSOE andaluz, el partido que ha gobernado en la región las últimas cuatro décadas.

El Partido Popular, Ciudadanos y Adelante Andalucía quieren erigirse como «alternativas» al PSOE de Susana Díaz. La realidad presupone que los dos últimos sí están en disposición de pactar con los socialistas después de los comicios. Por eso, el PP quiere presentarse ante el electorado como «única opción» de cambio real.

El presidente del PP, Pablo Casado, visitó ayer Sevilla. Acudió a la nueva fábrica de Ybarra en Dos Hermanas, participó en un almuerzo-coloquio organizado por la Fundación Cámara de Sevilla en el Hotel Alfonso XIII e inauguró la nueva sede provincial de los populares en la capital andaluza. Su presencia en Andalucía sirvió para amplificar el mensaje en el que lleva trabajando el PP andaluz desde hace meses: la única opción de cambio «real» pasa por la opción de Juanma Moreno.

Las encuestas indican que esa posibilidad sólo suma con Ciudadanos. El PP y la formación naranja necesitan alcanzar los 55 diputados para que la alternancia sea posible. Cualquier cifra de escaños por debajo de ese número situaría –salvo vuelco no pronosticado– a Susana Díaz de nuevo como presidenta de la Junta de Andalucía.

Sería entonces cuando se abrirían las opciones de pacto. El PSOE, si se confirma como fuerza más votada, podría sumar mayoría absoluta con los escaños de Cs o de Adelante Andalucía: repetir el acuerdo de esta legislatura pero formando parte del mismo Gobierno o explorar vías de consenso con el bloque de izquierdas de Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo.

En esta línea, tanto Cs como Adelante Andalucía podrían sumar sus votos a los del PSOE tras una negociación postelectoral. Y eso es lo que quiere cortocircuitar el PP, al menos por el lado de la candidatura que lidera Juan Marín. Casado fue ayer muy claro y reclamó al socio de investidura del PSOE durante esta legislatura si van a repetir la experiencia: «Que digan públicamente que no van a apoyar al PSOE-A», les reclamó el presidente del PP.

La intención de los populares es que se visualice antes de las elecciones que sólo existen dos opciones de voto: la que representa el bloque de centro-derecha que componen PP y CS; y el del PSOE con el bloque de izquierdas. Hasta tal punto que Casado apuntó que el presidente del PP-A, Juanma Moreno, estará «encantado de recibir» los votos de Ciudadanos para ser presidente de la Junta y que incluso estaría dispuesto «a ir a un notario» con esa formación para sellar un pacto.

Casado también insistió en la anomalía que supone que un mismo partido esté en el poder durante cuatro décadas, una cuestión que de la que «no hay antecedentes en ninguna otra región europea». En este sentido, pronosticó que hasta que no se abran «puertas y ventanas» en el Palacio de San Telmo, «no sabremos hasta dónde llegan» las tramas de corrupción en la Junta de Andalucía, entre las que citó el caso de los ERE o la tarjeta vinculada a la Faffe con la que se gastó dinero en un prostíbulo.