Medicina (sin) alternativa

Arranca el plante indefinido de los médicos por la pérdida de sueldo y derechos El Virgen del Rocío y los centros de salud, primer capítulo con «servicios máximos» al 50%

Las batas blancas vuelven a la calle. Tras los precedentes del 23 de octubre y el plante de los médicos residentes, a este nuevo paro que se inicia hoy está llamada toda la clase médica andaluza. Un desafío a la Junta con fecha de caducidad provisional el 4 de junio, que encabezará el hospital de referencia de la capital, el Virgen del Rocío, junto a todos los centros de salud, el HAR de Utrera y los equipos del 061 con base en la Cartuja, Triana y el propio centro hospitalario. En total, más de dos mil trabajadores, sumando interinos y residentes.

Este tratamiento sin alternativas –«no tenemos otra forma de defender nuestros derechos», recalca el Sindicato Médico de Sevilla (SMS)– se mantendrá como única vía, dicen, para «defender la sanidad pública».

Sin embargo, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha golpeado primero al decretar unos servicios mínimos tachados de «excesivos»: tanto la atención primaria como el Virgen del Rocío funcionarán al 50 por ciento. «Prácticamente la mitad de la plantilla no se podrá adherir a la huelga», lamenta el presidente del SMS, Antonio Gutiérrez.

«Ha impuesto servicios máximos, porque aparte de que las urgencias estarán al 100%, se realizarán todas las intervenciones quirúrgicas, no sólo las urgentes, también las preferentes y las no demorables –critica–. No entendemos por qué».

Primero fue el recorte de un 10 por ciento del sueldo decretado por el Gobierno central, unido al fin de las sustituciones de personal. El mes pasado, vieron esfumarse su paga de Navidad por la misma vía, pero ha sido la distribución arbitraria del aumento de la jornada de 37,5 horas la que les ha hecho explotar. La consecuencia inmediata es que algunos profesionales han visto mermada su nómina en hasta 400 euros. Así lo denuncia el SMS, que alerta de que son el sector que mayores recortes ha sufrido, por cuanto perciben mayores retribuciones variables. «Tenemos jornada ordinaria y complementaria, como guardias, que se pagan aparte, y pretenden no abonarnos las diez primeras horas», denuncia y asegura que «tras años de recorte de sueldo, supone demasiada pérdida. Para algunos implica ganar 400 euros menos todos los meses». Las quejas alcanzan incluso al trato «discriminatorio» que se da entre profesionales del mismo servicio.

La negociación no parece viable en este punto; ya lo dijo la consejera de Salud el pasado miércoles: «Dos no acuerdan si uno no quiere». Y tanto es así, que Junta y facultativos ni siquiera son capaces de ponerse de acuerdo en quién es ese uno. La negociación, a través de la Mesa Sectorial, ha existido, pero finalmente primó el criterio del SAS, con el que «ningún sindicato ha estado de acuerdo». Gutiérrez señala que sólo reclaman «atenernos a lo que marca el decreto, que es un aumento semanal, bien haciendo media hora más cada día, o alguna tarde cada una o dos semanas. Sin embargo, seguimos haciendo 35 horas y nos detraen esas diez horas del sueldo», critica, no sin enfado.

La respuesta oficial, por boca de su máxima representante, no ha variado desde el inicio de las protestas pero ha encontrado un nuevo culpable: el Partido Popular, a cuyo servicio asegura la consejera que se encuentran los más de 25.000 facultativos andaluces. Algo que ha encrespado especialmente a los representantes de los trabajadores, que la acusan de recurrir a la «mentira compulsiva permanente». ¿Habrá solución entonces? «Sólo si (José Antonio) Griñán cesa a la consejera o la hace entrar en razón», profetiza el sindicalista. Y advierte: «La huelga es indefinida y en función de cómo evolucionen las cosas, se irán incrementando las acciones de protesta».