Los empresarios exigen pactos y gobernabilidad para desbloquear el país

La «delicada» situación de Europa tras la irrupción del Brexit complica todavía más la situación. La patronal valenciana considera que unas terceras elecciones serían una «barbaridad»

El presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Salvador Navarro
El presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Salvador Navarro

La «delicada» situación de Europa tras la irrupción del Brexit complica todavía más la situación. La patronal valenciana considera que unas terceras elecciones serían una «barbaridad»

El bloqueo que está experimentando España ante la falta de un Gobierno definitivo preocupa a los empresarios valencianos. Desde la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) exigieron ayer «pactos y gobernabilidad» para hacer frente a una situación que en este momento es aún más complicada tras la irrupción del Brexit en el panorama actual. La más que probable salida del Reino de la Unión Europea (UE) configura un escenario incierto que el próximo Ejecutivo tendrá que afrontar.

«Gobierne quien gobierne, lo tendrá difícil, porque lo hará en minoría, por eso harán falta pactos», aseguraban estas fuentes, quienes tacharon de «barbaridad» la posibilidad de que se celebren unas terceras elecciones.

Por otra parte, la CEV publicó ayer el «Informe de coyuntura y perspectivas económicas» de junio de 2016, en el que destacan que la economía valenciana mantuvo en el primer trimestre un crecimiento próximo al 1 por ciento, pero recordaron que el paro retrasa la salida de la crisis.

Desde la CEV destacaron que el crecimiento económico ha sostenido el vigor mostrado en los trimestres anteriores, pero resaltaron que pese a los «favorables ritmos de avance en la mayoría de los agregados macroeconómicos, la todavía elevada tasa de desempleo retrasa la percepción de la salida definitiva de la crisis para un amplio número de familias».

Al igual que en los anteriores trimestres, el dinamismo de las empresas valencianas en los mercados exteriores sustentó gran parte de la actividad de la economía real, mientras que el principal componente de la demanda interna privada, el consumo de los hogares, mantuvo su mejoría.

En cuanto a la inversión privada, ralentizó ligeramente su dinamismo, aunque en menor medida que a nivel nacional, y en el ámbito público, desde la CEV destacaron «la atonía en la inversión», que sigue contrayéndose. Por el lado de la oferta, converge un panorama sectorial cada vez más homogéneo y la solidez de los sectores primario y secundario.