Contenido patrocinado por

¿Cómo puede convertirse el fútbol en un deporte más sostenible?

La influencia del fútbol en la sociedad es innegable. Se trata de una industria que reúne en estadios y en torno al televisor a millones de personas en cada partido. Por ello, el papel que juega este deporte en cuestiones como la sostenibilidad o el cambio climático puede ser un gran estímulo para dar ejemplo y para definir cómo queremos que sea el fútbol del mañana

FootballCan es la estrategia global de Banco Santander donde se alían el fútbol y la entidad para contribuir al progreso de la sociedad.
FootballCan es la estrategia global de Banco Santander donde se alían el fútbol y la entidad para contribuir al progreso de la sociedad.UnsplashLa Razón

El poder del fútbol y su influencia en nuestro día a día es tan grande que todo paso que dé este deporte en aras de un mundo mejor es bienvenido y necesario. Desde una mayor eficiencia energética en los estadios, hasta un mejor planteamiento en el momento de su construcción y reconstrucción, existen muchas iniciativas que promueven un movimiento verde que conciencie tanto a aficionados como a clubes.

Este deporte se compromete, cada vez más, con la sostenibilidad y el medioambiente. Aunque todavía debe solucionar algunos de sus problemas, el fútbol es un auténtico motor de cambio en la sociedad y en sus prácticas. El potencial que tiene es enorme. Por ello, muchas instituciones y empresas son conscientes de que un fútbol mejor es sinónimo de un mundo mejor.

En esto, precisamente, se basa FootballCan, la estrategia global de Banco Santander donde se alían el fútbol y la entidad para contribuir al progreso de la sociedad y que ahora, además, ha dado un paso más con el proyecto: FootballCan 2041, que ha impulsado en colaboración con Global Sports Innovation Center powered by Microsoft (GSIC).

El horizonte del fútbol: Santander FootballCan 2041

Propuestas como la de FootballCan 2041 tratan de ir un paso más allá a la hora de configurar el fútbol del futuro. Un proyecto liderado por Banco Santander en colaboración con GSIC powered by Microsoft, que busca las soluciones tecnológicas más prometedoras de emprendedores y startups que potencien los tres aspectos en los que se basa la iniciativa: la inclusión, la diversidad y la sostenibilidad. Las dos compañías, líderes en su sector, han querido imaginar cómo sería el fútbol en 2041 y, además, y gracias a esa visión de futuro, contribuir a que haya cambios reales que mejoren este deporte.

En los próximos días, FootballCan 2041 seleccionará los 10 proyectos que acudirán a la gran final en la que representantes de la UEFA, LaLiga y personalidades del mundo del fútbol, como Ronaldo Nazário, seleccionarán las tres ideas elegidas que podrán llevar a cabo proyectos piloto de la mano de Banco Santander.

Los finalistas obtendrán 10.000 euros en metálico y, además, si alguno de los ganadores puede además aplicar su tecnología para mejorar las capacidades de Fieeld, un sistema táctil de retransmisión deportiva en diferido que permite a los invidentes sentir el fútbol siguiendo los movimientos del balón y la trayectoria de las jugadas usando las yemas de los dedos, recibirá una gratificación extra de 5.000 euros. También tendrán un año de afiliación gratuita al Global Sports Innovation Center powered by Microsoft, asesoramiento y desarrollo de un proyecto piloto valorado en 12.000 euros, así como apoyo en la ejecución del proyecto piloto y reuniones de seguimiento.

La sostenibilidad en el fútbol, a examen

En palabras de la propia FIFA, “la sostenibilidad es un asunto fundamental” en el mundo del fútbol, como demuestra la publicación de su estrategia medioambiental en 2009. Naciones Unidas habla del deporte como un motor que permite a la sociedad alcanzar un desarrollo sostenible y algunos objetivos relacionados con la agenda medioambiental.

LaLiga Santander, un referente mundial en sostenibilidad

Al igual que en la sociedad, la sostenibilidad en el deporte empieza a ser un aspecto muy positivo para aquellas personas que lo siguen. El fútbol es reflejo de esto: en Reino Unido, país en el que nació esta disciplina deportiva, hasta el 74% de los aficionados declararon preferir que sus clubes favoritos tuvieran cierta conciencia medioambiental.

En nuestro país, desde LaLiga Santander y LaLiga SmartBank se busca asentar las bases para convertir las competiciones nacionales en ejemplos de responsabilidad en materia sostenible, con cinco claves fundamentales para que todo el ecosistema que rodea el mundo del fútbol alcance las metas propuestas para los próximos años.

Campañas de concienciación

El RC Celta, por ejemplo, apuesta por la educación de los más jóvenes, con visitas de los integrantes del primer equipo a colegios para enseñar a evitar los malos hábitos que dañan el medioambiente.

Asimismo, la nueva pintura de la 4.000 butacas del estadio del Racing de Santander deriva de la recolección y reciclaje de 48 toneladas de vidrio a través de contenedores dispuestos previamente, junto con la empresa Ecovidrio, entre el estadio, la ciudad deportiva y la sede del club.

Gestión de residuos

Esta práctica es cada vez más común en el día a día. Sin embargo, en los estadios de fútbol es prácticamente seguro encontrarse con problemas de este tipo. Ejemplo de ello son las cáscaras de pipas a las que Real Sociedad ha encontrado una enorme utilidad: recolectarlas para fabricar grandes cantidades de sacos para abonar las tierras de Gipuzkoa.

Reducción y compensación de la huella de carbono

Uno de los grandes hitos en materia de sostenibilidad lo ha conseguido nuestro fútbol: San Mamés, donde juega el Athletic de Bilbao, se ha convertido en el primer estadio europeo en contar con la certificación estadounidense LEED (Liderazgo en Energía y en Diseño Medioambiental).

Alianzas con organismos comprometidos con el medio ambiente

La visibilidad de mensajes que aportan los deportistas de élite es tan grande, que organismos comprometidos con el medio ambiente buscan hacerse eco a través de la imagen de las plantillas de los equipos. Es el caso de la empresa Ecoalf, la cual vistió a todos los jugadores del RC Deportivo de La Coruña con ropa reciclada sostenible proveniente de la basura del fondo de los océanos.

Uso responsable de la energía

Son varios los clubes que se adhieren a iniciativas para frenar los efectos ambientales. El Real Betis Balompié, pionero de este ámbito, forma parte de la “Neutralidad Climática Ahora” de la ONU. Su ciudad deportiva planea contar con generadores de energía renovables, sistemas avanzados de recogida y tratamiento de residuos y sistemas energéticos eficientes que apoyen un futuro más sostenible.

El club más verde del mundo

Al oeste de Inglaterra, cerca de la frontera con Gales, encontramos la ciudad de Nailsworth, En ella juega el Forest Green Rovers FC, de la tercera división inglesa, que está considerado el equipo más sostenible del planeta por la FIFA

The New Lawn, el pequeño estadio de este club británico, es un ejemplo de la política que sigue el club. El césped que yace en su interior se mantiene limpio de pesticidas, herbicidas y cualquier otro producto químico y, además, se riega con el agua recogida de la lluvia para evitar que se malgaste. Por otro lado, también cuenta con placas solares que abastecen de energía renovable a todas las instalaciones y diferentes puntos de carga para vehículos eléctricos.

Una victoria para la sociedad

Estos son tan solo algunos ejemplos de lo que el fútbol puede hacer por crear un mundo más sostenible. Un potencial enorme que, como decimos, FootballCan 2041 quiere promover en aras de mejorar la sociedad. Este concurso es tan solo uno de los cimientos de FootballCan, la estrategia que Banco Santander puso en marcha hace algo menos de tres años y que destaca el fútbol como agente de cambio social, como un elemento poderosísimo capaz de mejorar la vida de las personas.

Gracias a FootballCan, también conocimos la historia de Mahia Macias, una niña de apenas siete años de Uruguay que tenía un sueño: ser futbolista profesional. Un claro ejemplo de lucha y empoderamiento, ya que hoy, gracias a su empeño y perseverancia, juega en El Club Nacional de Football de Uruguay, un histórico equipo del país que le permitió ser parte de su cantera masculina formada solo por niños. No suficiente con ello, su duro trabajo le ha llevado a ser la capitana del equipo.

Otra de las iniciativas solidarias dentro de esta acción de Banco Santander fue la de ‘Las batas más fuertes’, un proyecto que convierte camisetas oficiales de fútbol en batas de hospital, sustituyendo las ‘aburridas’ batas verdes por los colores de los equipos.

Y, por último, FootballCan también ha colaborado con el fondo de respuesta Common Goal, una plataforma creada por Juan Mata hace ya casi cuatro años, que centra sus esfuerzos en recaudar fondos de los profesionales del mundo del fútbol, que aportan el 1% de su sueldo a causas benéficas. A esta iniciativa se han sumado ya más de 100 futbolistas.

El fútbol ha dado grandes pasos para garantizar un futuro más sostenible gracias al trabajo de clubes y aficionados, pero aún queda mucho trabajo por hacer. Banco Santander muestra así su compromiso con la sociedad, promoviendo su progreso gracias al valor que otorga el deporte rey como agente del cambio. Este partido lo ganamos entre todos.

Un proyecto de LR Content para