En colaboración con

El Laboratorio Ecosocial de Barbanza: el futuro de nuestro medio natural está en la ‘ecoagroinnovación’

La urgencia climática es uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos como sociedad y, por ello, cualquier aportación en esta dirección es esencial para mejorar nuestra vida y la de los que están por venir. En este sentido, el Laboratorio Ecosocial do Barbanza es un buen ejemplo de que la innovación no está reñida con el entorno natural y del gran valor social que tiene la investigación.

Laboratorio Ecosocial do Barbanza
Laboratorio Ecosocial do BarbanzaBarbanza EcosocialLa Razón

El pasado 29 de julio tuvo lugar el Día del Sobregiro de la Tierra, una fecha que señala en el calendario el momento en el que hemos consumido todos los recursos que nuestro planeta puede reponer en un año. De esta forma, se utiliza este día para visibilizar y centrar la atención en nuestra forma de consumir los recursos naturales del planeta.

Afortunadamente, son cada vez más las iniciativas que se van sumando, tratando de revertir este rumbo hacia un punto de no retorno, y de sentar las líneas hacia un horizonte sostenible y verde. Es el caso del Laboratorio Ecosocial do Barbanza, un proyecto de investigación y acción ambiental de 2 años de duración que nace en la biorregión que lleva ese nombre.

Esta comarca es un área territorial con una gran dispersión poblacional y unas condiciones ambientales y territoriales que la dotan de una notable resiliencia. “Cada centímetro cuadrado del territorio en Europa, y especialmente en Galicia, ha sido transformado profundamente por la acción de las comunidades locales durante siglos, consolidando agroecosistemas en los que estas comunidades son precisamente las principales garantes de su sostenibilidad ambiental”, explica Manuel Rodríguez López, coordinador general de Fundación RIA, la entidad que puso en marcha este hervidero de ideas.

Aprovechando estas características, y para contribuir a mejorar la vida de las comunidades locales, el Laboratorio Ecosocial do Barbanza se nutre del conocimiento del pasado y presente para sacar el máximo rendimiento de la zona en el futuro.

La importancia de ser pioneros

Afortunadamente, cada vez son más las iniciativas que surgen para la preservación del medioambiente y para un futuro más sostenible. Sin embargo, lo que hace especialmente atractivo al Laboratorio Ecosocial do Barbanza es la relación de las estrategias que nacen en él con las personas que habitan esta región.

Las políticas de protección medioambiental se conciben habitualmente bajo la premisa de que la acción humana es perjudicial para la conservación del patrimonio natural y creemos que este enfoque pasa por alto la realidad de muchos territorios, en los que una gestión y un aprovechamiento sostenible por parte de comunidades locales garantizaría su custodia, como ha sucedido históricamente
Manuel Rodríguez López, coordinador general de Fundación RIA

Este carácter que aúna lo natural y medioambiental con lo cultural y social es la clave del éxito para los procesos de ‘ecoagroinnovación’ que podemos encontrar en este laboratorio. Con 244,2 kilómetros cuadrados, la biorregión del Barbanza comprende los municipios de Rianxo, Ribeira, A Pobra do Caramiñal, Boiro, Noia, Lousame, Porto do Son y Dodro.

En el plano territorial, esta área cuenta con unas características naturales, geográficas e históricas comunes y, lo que es más importante, se enfrenta a los mismos riesgos: ejemplos de esto último son la disminución poblacional, el alto número de incendios, la pérdida de actividades productivas primarias e industriales, o el empobrecimiento de las redes de apoyo mutuo y la desaparición de espacios de socialización.

Tan ricos son sus resultados que este proyecto ya ha presentado recientemente sus primeras conclusiones en el libro ‘Cuando éramos sostenibles’ Aprendiendo en Barbanza las claves del futuro’, ya disponible en su web. Su carácter es 100% innovador, ya que hasta hoy no ha existido ningún laboratorio que combine ciencia y sociedad y en el que la investigación y la praxis se coordinan en el ámbito de la ‘ecoagroinnovación’.

Usos del suelo FOTO: Adrian Capelo La Razón

Una alianza por la sostenibilidad

Este proyecto nace de la voluntad de dos grandes por preservar nuestro planeta y hacer del nuestro un mundo mejor. Por un lado, la Fundación Banco Santander tiene en su haber decenas de iniciativas destinadas a crear un impacto positivo en el medioambiente; por otro, la Fundación Red de Innovación Arousa (RIA), lleva 5 años fomentando y contribuyendo a la protección de las economías locales y a la promoción de los valores urbanos y naturales do territorio galego.

Se trata de una organización sin ánimo de lucro promovida por el arquitecto británico David Chipperfield que se centra en la arquitectura y planificación urbana y del territorio. Entre los trabajos desarrollados por la Fundación RIA merece la pena destacar el anteproyecto de humanización de la carretera AC305 a su paso por Palmeira, que incorpora actuaciones de reforma urbana y pacificación del tráfico para recuperar la identidad de este pueblo costero y la de los municipios que atraviesa.

En cualquier caso, una vez más, Banco Santander, a través de su fundación, materializa su compromiso con la preservación del medio natural y el cuidado de nuestro planeta, con este ambicioso proyecto que mejorará la sostenibilidad ambiental y económica de la biorregión de Barbanza.

Algunos proyectos de éxito

El Laboratorio Ecosocial do Barbanza promueve que sus investigaciones tengan una aplicación directa sobre entornos reales. A través de la promoción de iniciativas sostenibles e innovadoras - proyectos semilla - se seleccionaron diferentes planes teniendo en cuenta su valor productivo y su contribución a la comunidad y a la regeneración medioambiental. Entre las 15 candidaturas se seleccionaron tres proyectos:

  • “Establecimiento de una ganadería extensiva de vacuno de carne en las brañas de Laíño” con razas autóctonas y aprovechando tierras prestadas por los vecinos de la zona a cambio de su mantenimiento.
  • “Más que leña”: Se trata de un proyecto de la Comunidad de Montes Vecinales en Mano Común de O Fieitos para la consolidación de un área demostrativa en la que mostrar aprovechamientos sostenibles con beneficios ambientales, sociales y económicos que pueden darse en el monte, entre los que se incluyen el silvopastoreo, la apicultura o la micología.
  • “Comprender y transformar el territorio desde la biocultura”, un proyecto que promueve las actuaciones de regeneración ambiental en los montes quemados de la mano de los estudiantes del Instituto Félix Muriel de Rianxo, que son, en su mayoría, hijos de comuneros directamente afectados por los incendios que tuvieron lugar en 2019 en el municipio.
Un proyecto de LR Content para