Contenido patrocinado por

“Sin los océanos, la vida en la Tierra no sería posible”

Theresa Zabell, campeona olímpica española ha creado una fundación que ha influido en la vida de 2 millones de niños y niñas

Nos hemos equivocado. Desde hace miles de años llevamos haciéndolo. Nuestro planeta no debería llamarse Tierra, sino Agua. O Mar u Océanos. El agua ocupa más de un 72% de la superficie y pese a que vivimos en la pequeña parte restante de tierra firme, si no fuera por los océanos los humanos lo tendríamos muy difícil. Desde la década de 1970, más del 93 % del exceso de calor capturado por los gases de efecto invernadero ha sido absorbido por los océanos. Es decir, si no fuera por los mares del planeta las temperaturas globales promedio serían de 50ºC… cuando actualmente son de 15º C.

Por si esto fuera poco, se habla del Amazonas como el pulmón del planeta y no es así. Solo las algas producen un 54% del oxígeno atmosférico y allí, en las aguas del planeta, se llega a generar hasta el 80% del oxígeno. Lo dicho: nos hemos equivocado. Aunque no todos. Theresa Zabell lo lleva diciendo desde hace años. Esta doble campeona olímpica (Barcelona y Atlanta), triple cinco veces campeona del mundo y una de las regatistas más reconocidas del mundo fue la fundadora de la Fundación Ecomar, nacida en marzo de 1999.

Cuando apenas tenía once años, allá por 1976, Zabell le preguntó a sus entrenadores porqué había cosas flotando en el mar cuando salían a navegar. Mucho antes que naciera la conciencia ecológica, ella ya sabía del futuro impacto: en nuestros océanos hay 5,25 billones de piezas de desechos plásticos. El 70 % de ellas se en los ecosistemas marinos, el 15 % flota y el 15 % llega a nuestras playas. Y si no hacemos nada la cantidad se triplicará en 2040.

¿Cómo cambiar esto? Precisamente está la ola que Zabell nos invita a navegar en este capítulo de Mejor Conectados, la plataforma de Telefónica que refleja y nos acerca a las increíbles historias de personalidades relevantes, como el chef Ferrán Adrià, Kamran Omarli, violinista de la Cátedra de Violín Telefónica de la Escuela Música Reina Sofía o la nadadora paralímpica Teresa Perales.

La respuesta que recibió Zabell a los once años no fue suficiente y, después de 20 años de carrera deportiva y de ver cómo el estado de los mares empeoraba, decidió que algo debía cambiar: allí nació ECOMAR.

Tras más de dos décadas de actividad, esta fundación ha trabajado con casi dos millones de niños de alrededor 4.000 colegios de toda España. Para Zabell trabajar con niños es la clave del cambio: “De acuerdo con los psicopedagogos – explica la regatista en Mejor Conectados –, entre los 9 y los 12 años es la edad más receptiva. Nosotros sembramos una semilla en ese momento y con muy poco que la reguemos, podremos ver crecer la conciencia ambiental. Hoy, los jóvenes con los que trabajamos hace 20 años, ya son adultos que deciden y actúan para las próximas generaciones”.

Quienes participan de los talleres de concienciación ambiental de la Fundación Ecomar, se pueden involucrar desde diferentes espacios. Desde concursos como «Concurso Ecopilas», a través de programas como el de la «Grímpola Ecomar» o los «Cuadernos de Bitácora», limpiezas de costas en España y Portugal, fomento de cuidado del medioambiente a tavés de los Talleres Azules con información sobre el problema de los residuos... todas actividades que tienen como objetivo enseñar a los más pequeños la importancia del respeto al medio marino. Pero lo importante es que los talleres y las actividades no son presenciales sino vivenciales. “El ser humano – añade Zabell en su entrevista en Mejor Conectados – se queda con entre un 10 y un 20% de lo que lee o escucha. Pero cuando lo hacemos, nos quedamos con un 90%. Por eso no solo educamos en la Fundación Ecomar: también actuamos”.

Actuamos, educamos. En plural. Porque esto nos incluye y nos pide a todos. Y si, como sostiene la plataforma de Telefónica, cuando conectamos (con nuestro entorno, con nuestros maestros y maestras, con nuestra familia, con la sociedad) somos capaces de hacer cosas increíbles, salvar a los océanos, sería algo increíble. Basta con pequeñas iniciativas, como tener una botella de agua propia para evitar comprar una de plástico cada vez que tengamos sed. No comprar frutas envasadas, cuando ya tienen su “envase natural” y vienen protegidas por él o reciclar y reutilizar lo que tenemos en casa.

Theresa Zabell para Mejor Conectados.
Theresa Zabell para Mejor Conectados. FOTO: Telefónica La Razón

Si en la plataforma Mejor Conectados es posible recibir “clases magistrales” de figuras como Perico Delgado, María Zabala, Iñaki Gabilondo o Toni Nadal, las enseñanzas de Theresa Zabell, buscan unirnos a todos en un trabajo que puede que nunca acabe. “En la Fundación Ecomar – la escuchamos en su vídeo en Mejor Conectados – llevamos a cabo un estudio en 2020, el año de la COVID. Y descubrimos que ese año llegaron a los mares españoles un total de 72 millones de mascarillas. Es cierto que la protección ambiental es una moda, pero es una moda necesaria si queremos vivir en el planeta”.

Vivimos en el planeta Tierra, pero somos un mar de personas, de seres humanos conectados y que se mecen al ritmo de olas que nacen a miles de kilómetros de distancia. Zabell busca devolverle al mar todo lo que le ha dado en su vida y en ese camino genera un movimiento que no se puede llevar a cabo en soledad, que necesita de todos. Y no hay otra forma de hacerlo que Conectados.

Un proyecto de LR Content para