Aunque lo parezca, la lujosa Casa Burbuja no está ubicada en Marte (y esta a la venta)

Para construirla, su creador se puso en contacto con la NASA para conocer los diseños de la Mars rover. Estos son los robots que caminan por la superficie de Marte. Y la NASA se los cedió muy gustosamente.

¿Podrías decir que te sales de la línea y que no van contigo las rectitudes? Entonces, echa un vistazo a la que podría ser la casa de tus sueños (y de los nuestros). Tenemos que irnos hasta Australia para conocer la Casa Burbuja, una mansión que parece haber sido sacada de Marte y que se compone de multitud de esferas y curvas. Por si te lo preguntas, se acaba de poner a la venta. Si tienes un millón de euros, puede ser tuya.

El creador (y su historia)

El arquitecto Graham Birchall es el autor de esta obra maestra. La misma que se ha convertido en su residencia personal durante treinta años.

Según la información del medio internacional New Atlas, Graham Birchall comenzó con su construcción en 1984 como proyecto fin de carrera, para explorar “la naturaleza adaptable de las esferas”. Pero su investigación fue muy lejos. Se puso en contacto con la NASA para conocer los diseños de la Mars rover. Estos son los robots que caminan por la superficie de Marte. Y la NASA se los cedió muy gustosamente. ¡Mini punto para los que hubieran relacionado esta casa a cualquier construcción futura en la Luna o Marte!

La Casa Burbuja es la creación más personal del arquitecto Graham Birchall, hasta el punto de que la ha convertido en su vivienda personal durante más de 30 años. Ahora la pone a la venta a través de la inmobiliaria First National Real Estate.

La construcción de la casa

La Casa Burbuja cuenta con 1.050 metros cuadrados, repartido en once cúpulas con un diámetro de entre 4 y 8 metros y 20 salas. La superficie total del terreno, con jardín incluido, cuenta con 5.109 metros cuadrados. Una de las mayores características de esta curiosa mansión es la disposición de las cúpulas, ya que algunas de ellas están superpuestas entre sí, colocadas a diferentes alturas. La idea era simular el iris del ojo humano. El mismo que se sorprende al verlas.

Todo en esta casa respeta las formas curvas. También los muebles, que cuentan con contornos esféricos. Respecto al sistema de calentamiento, se realiza a través de chimeneas situadas en el centro de algunas cúpulas, transportando el calor a los diferentes pisos a través de una tubería central.

Podrás encontrarla en una prestigiosa urbanización de Ipswich, Australia, y se ha puesto a la venta a través de la inmobiliaria First National Real Estate.