Las primeras ayudas para eliminar las calderas de carbón llegarán en mayo

Deberán desaparecer antes del 1 de enero de 2022 y para ello el Ayuntamiento de Madrid ha destinado 50 millones de euros. Se estima que en la capital aún quedan alrededor de 200

Los sistemas de climatización no industrial son la tercera causa de contaminación en la capital y suponen el 18% de las emisiones de óxido de nitrógeno
Los sistemas de climatización no industrial son la tercera causa de contaminación en la capital y suponen el 18% de las emisiones de óxido de nitrógenoJuan Carlos HidalgoEFE

El ránking de contaminantes en Madrid es el siguiente: en primer lugar, el tráfico rodado, el segundo puesto lo ostentan «otros medios de transporte» –que se atribuye a los ciclos de aterrizaje y despegue del aeropuerto de Barajas– y ya, en el tercer puesto, se encuentran el sector residencial, comercial e institucional, que principalmente se refiere a los sistemas de climatización no industrial, que representan un 18,1 % de las emisiones de óxido de nitrógeno. Dentro del sector residencial cabe destacar que en 2017 había 574 calderas de carbón, según los cálculos municipales, aunque el pasado año la cifra ya había descendido bastante ya que, según la Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía (Agremia), en la capital aún quedarían alrededor de 200 calderas de carbón, mientras las de gasóleo rondan las 5.000. Aunque el número de las de carbón no es muy alto, es el sistema de calefacción menos sostenible.

Si bien el anterior Consistorio gobernado por Manuela Carmena ya preveía en su Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático la eliminación de este combustible en la ciudad en 2020, el Ayuntamiento de José Luis Martínez-Almeida se ha puesto manos a la obra para cumplir con su plan Madrid 360, que ya contemplaba su eliminación total en 2022, así como la reducción a la mitad de las 4.500 calderas de gasóleo en 2027.

El delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, en una entrevista con Europa Press, ha adelantado que se van a anticipar las subvenciones para renovar las de carbón y comenzarán a otorgarse las ayudas en los meses de mayo y junio. Para ello, y según anunció en su momento el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida en la presentación del citado plan, se va a destinar 50 millones de euros a ayudas entre este año y 2023 para alcanzar este objetivo. Se calcula que todas estas sustituciones puedan llegar a reducir hasta 90 toneladas de emisiones óxido de nitrógeno anuales en la capital, por ello el Ayuntamiento de Madrid elaborará una ordenanza para mejorar de esta manera la calidad del aire. «Se ha aprobado el plan estratégico de subvenciones donde se determina la cuantía y las líneas de subvención, y las calderas es la primera que vamos a sacar», ha apuntado Carabante. Al quedar completamente prohibidas las calderas de carbón a partir del 1 de enero de 2022, los madrileños tendrán por tanto 2020 y 2021 para renovarlas.

Se trata de una de las acciones incluida en la estrategia de sostenibilidad ambiental Madrid 360, que también incluye la entrada de los vehículos con etiqueta medioambiental C de alta ocupación en el centro de la capital. Carabante ha incidido en que si de él depende «los coches C de alta ocupación entrarán al Centro», una medida que va en consonancia, apuntó con las ciudades «modernas» y con «la utilización del coche compartido». Con esta excepción han chocado de frente con la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, quien lo considera un «pequeño paso atrás» y que, además asegura, «es una materia que no es pacífica en el seno del gobierno».

La cuestión de la etiqueta C

«Nosotros queremos restringir el uso de los vehículos contaminantes. Hay una directiva europea sobre los coches C que dice que tienen una contaminación similar a los de los vehículos eco, de tal manera que si se comparte coche habrá menos en las calles», ha subrayado Carabante, quien dijo sentirse «muy orgulloso» de haber elaborado esta estrategia en tres meses y que no ha sido cuestionada más que por una medida (coches C). «Me parece que es un absoluto éxito», ha añadido.

También sobre subvenciones, pero en este caso para renovar la flota de vehículos de mercancías, ha indicado que no subvencionarán para renovar la tecnología del vehículo, tal y como habían pedido algunas asociaciones de transportistas, sino para cambiar por completo el vehículo. «No ayudaremos a que los cambien, sino a que los achatarren y tengan vehículos nuevos», ha concluido.

Este anuncio se produce a pocos días de que Martínez-Almeida defienda en Bruselas, ante la Comisión Europea, la estrategia de sostenibilidad Madrid 360.