Eduardo Sicilia: «La EVAU de este año da más facilidades, pero no es más fácil»

Entrevista con el Consejero de Universidad, Ciencia e Innovación de la Comunidad de Madrid

Cuando Eduardo Sicilia llegó a la Consejería de Universidad preguntó a su equipo: ¿cuál creéis que es la misión de esta consejería? Este economista con cargos relevantes en el sector financiero aterrizaba en la Administración ávido de poner en marcha cosas que mejorasen la universidad, la ciencia, la innovación y con una mentalidad muy práctica. Las rigideces de la Administración no siempre permiten gestionar de inmediato todas las medidas con las que sueña Sicilia. Y eso ha sido para él lo más chocante en un primer momento al frente de la consejería. Pero si hay una cosa de la que se siente especialmente orgulloso es de haber lanzado durante la crisis sanitaria un hackathon virtual para conseguir ideas adaptadas para hacer frente a la pandemia. Había leído que se había puesto en marcha uno en Holanda y se lanzó a ello en tiempo récord. Fue un éxito: 8.000 participantes de más de 50 países y 200 proyectos de los cuales cien siguen vivos.

–¿Cuántos alumnos se presentan este año a la Evau?

–41.300 alumnos. Supone un incremento del 22%.

–¿Cree que ha habido más aprobados este año por las directrices de la ministra Celaá a las autonomías de que se pase de curso a los alumnos como regla general a aplicar por la pandemia?

–Las declaraciones de la ministra respecto a rebajar el sistema en las comunidades ha tenido su efecto en todos los colegios. En Madrid hemos recalcado a los colegios y a las universidades que no hubiera bajada en términos de exigencia. Pero este incremento también lo hemos asociado en otros momentos de nuestra historia a que, en situaciones de más miedo, donde hay una crisis importante como la que tenemos, las familias se dan cuenta que estar formados es una ventaja para conseguir empleo. En las crisis hay más personas que quieren hacer estudios universitarios.

–¿Cree que con la Evau de este año habrá más posibilidades de aprobar por eso de que hay más opciones de respuesta en el examen?

–Es cierto que hay más opciones, al alumno se le permite elegir entre los famosos bloques A y B. Estamos dando más facilidades, pero no es más fácil. Los equipos técnicos que han trabajado en la elaboración de las pruebas tienen instrucción de mantener los mismos niveles de exigencia.

–Algunos profesores universitarios se quejan del bajo nivel de los alumnos cuando llegan al primer curso del grado. ¿Cree que esto empeorará por la crisis ?

–Más allá de lo que pueda opinar cada profesor, por el Covid no va a haber un efecto en el nivel de los alumnos porque la primera información que estamos empezando a recibir de cómo se ha finalizado el curso es que tanto las universidades como los institutos han flexibilizado la forma de acabar el curso y, sin embargo, la gente, al estar confinada también ha dedicado mucho más tiempo y esfuerzo. Ha habido una mejora del rendimiento en muchos alumnos. No creo que haya un menor nivel.

–¿Cuanto dinero va a recibir Madrid para hacer frente a las adversidades que ha generado la pandemia?

–Unos 3.400 millones de los 16.000 que el Gobierno está distribuyendo entre las autonomías. Con ese dinero se va a atender todas las situaciones problemáticas que han surgido y uno de ellos es la educación. La gran oportunidad que tenemos ahora es acometer un proceso de transformación digital en el modelo de docencia, de investigación y de cómo está organizada la propia universidad. Es un momento para dar un salto y abordar un proceso de transformación.

–¿Habrá ayudas para alumnos que tengan problemas derivados de la pandemia?

–Si, se llaman «Becas Seguimos» y beneficiarán a familias afectadas por la crisis del Covid. Son las únicas en España que van a poder atender una casuística Covid porque las estatales, por su configuración normativa, no pueden contemplarlo al utilizar la renta del año 2019, y no la del 20, como se requeriría. Las universidades van a hacer un esfuerzo adicional al dinero que nosotros ponemos para que nadie se quede sin estudiar por causas económicas.

–El Gobierno central ha dicho que las becas ya no se darán por nota sino por necesidad económica y prevé bajar al 5 la nota para conseguir las ayudas. ¿Qué le parece esto?

–No estamos de acuerdo en esta consideración. La beca es un apoyo que da la sociedad con nuestros impuestos a los que realmente merezcan tener ese aval con esas ayudas, pero eso no significa que se tenga que relajar el esfuerzo y el rendimiento a las personas que reciben esa ayuda. Debemos mantener un nivel de exigencia porque cuando alguien está becado, es por que los demás se lo estamos pagando.

– Castells ha pedido a las autonomías que bajen las tasas universitarias. ¿Cómo se las va a arreglar Madrid? ¿Cuánto va a tener que bajar sus tasas universitarias?

–El las primera de las conferencias sectoriales le pregunté al ministro cuál era el objetivo de esa medida y qué pretendía conseguir y su respuesta me dejó inquieto porque decía que su única motivación es que estaba en su programa electoral. Bajar las tasas significa que todo el mundo pague menos pero no sé si todo el mundo necesita pagar menos o los que realmente tienen problemas. A mí no me parece un modelo de justicia. Para mí la equidad es que donde hace falta una ayuda, que se dé, pero ¿por qué tenemos que rebajar las tasas a una persona que no tiene problemas económicos cuando ese dinero puede ir a alguien que lo necesita?

-¿Madrid cuánto va a tener que bajar las tasas para ajustarse a lo que quiere el Gobierno central?

–Cien millones de euros, lo que dedicamos a I+D+I.

– ¿Va a haber más tansferencias de fondos a las universidades madrileñas?

–Las universidades van a tener ayudas importantes para abordar una transformación y eso supone ver cómo la tecnología nos ayuda a cambiar los modelos pedagógicos, cómo conseguir que la interacción con los alumnos pueda mejorar gracias a la tecnología. Queremos dar un salto tecnológico para prepararnos mejor para el futuro.

-¿Cuándo tendremos una nueva ley de universidades en Madrid?

–Íbamos muy rápido, pero hemos tenido que utilizar el tiempo y los recursos en adaptarnos a lo ocurrido. La Ley de la Sociedad del Aprendizaje la tenemos en marcha y avanzada. Me gustaría tenerla al final de año.

¿Cuál es el estado de salud de la Ciencia en Madrid?

–Madrid está en una posición muy destacada. Invierte el 1,7% de su PIB y está por encima de la media nacional. Ahora estamos haciendo un pacto por la ciencia para conseguir el compromiso de todos de llegar al 2%. Con la pandemia se ha sacado a la luz el enorme potencial que tenemos. Todas las universidades han dirigido sus áreas de investigación tradicional hacia las de diagnóstico. Anteriormente a esta situación de Covid. En la agenda de Gobierno todas las emanas tenemos programas que impulsen el impacto de la ciencia.

La clave

¿Hay muchos campus?
«Me cuesta hablar de números que acoten algo que es infinito, como es el mundo del conocimiento y el talento», dice Sicilia. El consejero de Universidad asegura que el 30% de los alumnos en Madrid son de fuera y un porcentaje muy alto extranjeros, lo que nos permite ser un «hub» de conocimiento muy elevado. «Para conservarlo tenemos que tener mucha excelencia y ésta no tiene un límite. Si hay modelos muy especializados o en ámbitos muy internacionales no creemos que hay que poner un límite, sólo hay que orientar hacia donde queremos que vengan las universidades».