Madrid: 10 personas en reuniones, 2 millones de test rápidos, y bodas y entierros al 60%

La limitación de las reuniones se producirá tanto en el ámbito público como el privado. El número de rastreadores se ampliará hasta el millar. Las normas entrarán en vigor este lunes

La Comunidad de Madrid afrontará su particular “operación retorno” con un endurecimiento de las medidas sanitarias para hacer frente a la expansión del coronavirus. Aunque el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, detallará esta mañana las iniciativas que se implantarán, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha adelantado en una entrevista en RNE algunos de los planes, como la limitación de las reuniones en espacios públicos y privados a 10 personas, contar con hasta mil rastreadores y la realización de 2 millones de test rápidos.

Entre las medidas destaca además de la limitación de diez personas en las reuniones en espacios públicos y privados, restricciones de aforo más estrictas en bodas, velatorios y espectáculos. La intención del Ejecutivo presidido es evaluar la situación en la región cada 15 días.

Además “vamos a ampliar la capacidad de los rastreadores a 1.000 y poner en marcha 2 millones de test rápidos que en 15 minutos podrán dar resultados de manera que vamos a mejorar la capacidad serológica”, ha destacado la presidenta regional, quien también señala que se va a ampliar la oferta de hoteles medicalizados “para que todas las personas que den positivo o necesiten cuarentenas puedan estar temporalmente descansando fuera del hogar para no poner en peligro de contagio a otros familiares”.

Con respecto a los test serológicos a los docentes que se están realizando estos días, Ayuso ha afirmado que “llevamos 40.000 test a profesores y la idea es llegar a 100.000. Creo que esto en España es un hito”, ya que no hay ninguna ninguna Administración que haya hecho test a 100.00 profesores.

Esta mañana, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha presentado en Puerta del Sol las nuevas normas, algunas de las cuales ya han sido adelantadas. Escudero ha estado acompañado del viceconsejero de Salud Pública y Plan COVID-19, Antonio Zapatero, y la directora general de Salud Pública, Elena Andradas. Estas medidas entrarán en vigor a partir del próximo lunes 7 de septiembre.

  • Desde ese días, las instalaciones funerarias, los cementerios y los crematorios reducen su aforo del 75% a un 60%. “Podrán acudir 50 personas a velatorios si son al aire libre, y 25 si se producen en espacios cerrados”, ha detallado Ruiz Escudero.
  • De idéntico modo, el aforo en ceremonias nupciales se reduce del 75% al 60%. “Las celebraciones posteriores a la boda también se reducen al 60%. Sólo se realizarán con consumo de comida y bebida en mesa con los comensales sentados, no se permitirá el baile, ni la instalación de barras”, subrayó el consejero. Además, la distancia, antes fijada en 1,5 metros entre mesas, pasará a ser la misma entre las sillas de los invitados.
  • En cuanto a los lugares de culto también se reduce el aforo del 75% al 60%.
  • En cuanto a la hostelería y restauración, para garantizar el adecuado cumplimiento de la distancia de seguridad en el sector, debe observarse una distancia de seguridad entre las mesas o agrupaciones de mesas de, al menos, 1,5 metros, desde las sillas asignadas a las diferentes mesas o agrupaciones de mesas (hasta ahora la distancia era de 1,5 metros entre las distintas mesas).
  • En cuanto a la actividad de restauración en barra, se restringe la barra al 50% de ocupación. El aforo en el interior de los establecimientos se mantiene como hasta ahora, en un 75%.
  • Las visitas a museos y exposiciones pasarán de grupos de de 25 a 10 personas. Así, el guía turístico solo podrá atender a 10 personas.
  • No se autorizarán espectáculos públicos en recintos que no se dediquen de forma específica a estas actividades, al igual que ocurrirá con los festejos taurinos.
  • Además, recintos como el Zoo y el Parque de Atracciones también pasarán a tener un aforo del 60%.
  • Las casas de apuestas también tendrá la misma capacidad.

La modificación de la orden prevé, en caso necesario, la posibilidad de habilitar espacios públicos y privados, como hoteles con equipos médicos, para realizar el aislamiento de personas o grupos familiares por ser contactos estrechos de casos positivos o sospechosos que necesiten seguimiento médico.

En lo que respecta a los dos millones de test rápidos de antígenos, se trata de pruebas cuya principal ventaja es que permite obtener resultados entre 10 y 15 minutos. Según ha explicado Zapatero, este tipo de test detectan el ARN del virus y su fiabilidad es del 100%. En relación a dónde irán destinadas estas pruebas, el viceconsejero ha señalado a los colegios y las residencias de ancianos. Además, ha avanzado que podrán hacerse “tests múltiples” que evaluarán tanto la gripe como el coronavirus.

Por su parte, Elena Andradas ha señalado que, desde que la curva de contagios comenzó a crecer a principios de julio, se ha dado “una estabilización en el número de casos en distritos somo Usera y Villaverde”, gracias a “la detección precoz”.

A modo de balance, Ruiz Escudero ha expuesto que la Comunidad de Madrid cuenta actualmente con cerca de 135.000 casos. “Hay más de 107 brotes comunicados, 41 de ellos activos”, afirmó. La media de edad es “baja”, de unos 38 años. De hecho, la franja de edad entre los 15 y 49 años es la más afectada. De todas las zonas, el sur de Madrid es el que presenta un mayor número de casos.

“A día de hoy 1.882 personas se encuentran ingresadas en planta, mientras que 225 están en cuidados intensivos. Nada que ver con la situación de hace unos meses: se trata de un 86% menos. Las camas ocupadas son un 7% respecto al máximo pico de la pandemia, y un 11% de las camas UCI”, ha añadido el consejero de Sanidad.

“Cada centro de salud y hospital están monitorizados, lo que permite una imagen muy precisa a la hora de tomar decisiones. Puedo asegurar que la situación es estable y está controlada. Estamos preocupados por el hecho de que haya que tantos madrileños afectados, pero no alarmados. Los madrileños pueden estar tranquilos”, dijo Ruiz Escudero.