El levantamiento de la presidenta-candidata: “En Madrid viviremos tranquilos porque la libertad no hace daño a nadie”

Isabel Díaz Ayuso hace una defensa de la libertad y de Madrid como región de encuentro en un discurso que el PSOE trató de evitar ante la Junta Electoral por sus connotaciones electoralistas

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (3d), hace entrega de la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo los Niños de la Comunidad de Madrid.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (3d), hace entrega de la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo los Niños de la Comunidad de Madrid.BallesterosEFE

La madre de todas las batallas electorales en la historia de Madrid está teniendo lugar este domingo el cierre de campaña más potente posible. Como si un guionista de Netflix lo hubiera diseñado. El día de la fiesta regional del Dos de Mayo. Con el acto cívico-militar de homenaje a los héroes de 1808 en la Puerta del Sol, el acto de entrega de medallas y condecoraciones en la Real Casa de Correos, la corrida benéfica de la tarde en las Ventas y los actos de cierre de campaña de los partidos como colofón.

En el centro de todos los focos, Isabel Díaz Ayuso. En su doble condición de presidenta madrileña y candidata a la reelección. Y, precisamente por esto, obligada a mantener un perfil institucional, especialmente tras la denuncia presentada por el PSOE ante la Junta Electoral advirtiendo de la posible utilización partidista de estos actos. Aunque los guiños a los mensajes que Ayuso ha enarbolado durante la campaña. Empezando por el mensaje que, de su puño y letra, ha estampado en el libro de Honor del Cementerio de la Florida: “A todos aquellos que dieron y aún hoy siguen haciéndolo su vida por el bien más privado que tiene el hombre: la libertad. No España ni Madrid se entenderían sin ella”. Allí acudió a Ayuso antes del acto de Sol para encender la llama votiva en honor a los héroes del Dos de Mayo.

Durante su intervención en la Real Casa de Correos, la presidenta trazó un paralelismo entre el levantamiento que los madrileños protagonizaron hace algo más de dos siglos y la situación actual: “Si la libertad fue una de las razones por las que los madrileños se alzaron hace 213 años, España fue la otra razón. Madrid se levantó por la nación entera, y no solo por Madrid”.

Y ha insistido en varias ocasiones de su discurso en el paralelismo: “En 1808, Madrid fue el epicentro de una reacción que recorrió España desde Ferrol a Valencia y desde Cádiz a San Sebastián. El pueblo, es decir, la Nación, organizó el levantamiento para defender la misma causa que hoy, dos siglos después, seguimos defendiendo: España y la Libertad. Y pese a que no hubo tiempo para comunicarse ni posibilidad de coordinarse, hubo una reacción común. Un milagro que desconcertó a Napoleón y que sólo se explica por el hecho de que España, pese a no haber establecido aún su primera Constitución, era ya una nación”.

Y es que aunque este discurso podría ser el de cualquier año, las interpretaciones en clave electoral de las palabras de la presidenta han sido inevitables. Desde el recuerdo al hecho de que “el pueblo de Madrid se echó a la calle para demostrarle al mundo que no hay bien más preciado que la libertad” a la denuncia del “engaño al que han querido llevarnos muchas ideologías aparentemente salvadoras”.

Tras una campaña también marcada por la reivindicación que la propia Ayuso ha hecho de la singularidad de Madrid, no ha querido pasar por alto esta cuestión: “La Comunidad de Madrid no se ha lanzado desesperadamente a buscar una identidad exclusiva para diferenciarse de otras regiones. Nuestra identidad es inclusiva e integradora. En realidad, esa es nuestra identidad: para ser madrileño basta con querer serlo. Lo he dicho muchas veces: Madrid es un resumen de lo mejor de cada forma de ser español. Es España”.

El último paralelismo entre el Madrid del siglo XIX y el del XXI, lo ha reservado Ayuso para el final de sus palabras. En torno a la libertad, su lema de campaña. Y con una mujer como protagonista: En uno de los Episodios Nacionales, el personaje femenino de Leona revela un anhelo, una ilusión y una esperanza: construir su nueva vida aquí. Y usa estas hermosas palabras: “En Madrid viviremos tranquilos… porque allí la Libertad no hace daño a nadie”.