Ayuso: “Nunca pretendí que me regalaran un título ni tuve un familiar que me enchufara”

La presidenta madrileña rememora sus años en la Facultad de Ciencias de la Información al ser nombrada “alumni ilustre”: “He conseguido todo lo que me he propuesto trabajando y no saqué la tesis porque tenía que trabajar para pagar una habitación”

En medio de la polémica, las críticas y el cruce de consignas de “fascista” y “asesina” cuando fue a recoger su galardón a la Facultad de Ciencias de la Información de la UCM como “alumni ilustre”, Isabel Díaz Ayuso pronunció su discurso de agradecimiento sin entrar en valoraciones de ningún tipo sobre lo que estaba ocurriendo. Dejó claro desde el minuto uno de su intervención en el acto que «Yo nunca pedí ser una persona elegida», de la misma manera que reivindicó orgullosa su pertenencia a la Universidad Complutense y de haber estudiado en la Facultad de Comunicación más grande de España: «Es y será toda mi vida mi casa. He tenido el honor de haber estudiado en una institución que me dio tanto y le di todo».

En un discurso escrito de su puño y letra, rememoró su época de estudiante que compatibilizaba con “Radio Complutense” y con su labor como representante de alumnos al haber sido miembro del claustro de la Universidad. «Ese año mi asociación triunfó y no quise afiliarme a ningún partido porque no quise inundar la universidad con intereses ajenos. No dejé un solo día de venir, iba a la cafetería a repostar y no dejamos nunca de organizar ciclos de cine, certámenes de cultura y de pelearme con el tipómetro...Llegamos a traer a este escenario a Texas», rememoró.

Pero la presidenta madrileña también quiso hacer hincapié en que todo lo que ha logrado ha sido por sus propios medios: «He conseguido sacar todo lo que me he propuesto trabajando». Y en este punto recordó que no pudo hacer la tesis «porque tenía que trabajar para pagar una habitación. Nunca pretendí que me regalaran un título, como tampoco tuve un familiar o conocido que me enchufara en ningún sitio». Aunque los siete años que estuvo en la Complutense, “fueron los más importantes de mi vida”.

Lamentó las “situaciones de tirantez” que se han generado con su reconocimiento, aunque reconoció que la decisión del rectorado “me hizo feliz” y ante el “desafío” por el movimiento de alumnos y profesores en contra de su reconocimiento decidió acudir al acto de entrega “como una más”.

Ayuso tuvo que abandonar la Facultad entre fuertes medidas de seguridad al grito de «¡fuera fascistas de la universidad», mientras los estudiantes corearon gritos en contra de la Policía instándola a que abandonara el recinto. El círculo para deslucir el título de «alumni ilustre» a Ayuso fue completado desde el Gobierno por el ministro de Universidades, Joan Subirats, que vio «normal» la protesta porque Ayuso «degrada la universidad pública». La ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, pidió a Ayuso que «dignifique» el título y «financie a las universidades como se merecen». Mientras, la presidenta madrileña reivindicaba en redes «una universidad de todos». “Todos tenemos la obligación de defender la convivencia en la universidad presencial más grande de España. La de todos”.