Conflicto

¿Por qué la huelga de médicos se ha desconvocado en cinco autonomías y en Madrid no?

Los huelguistas ponen precio al fin de la protesta: 42 millones de euros para evitar que los profesionales de Atención Primaria y pediatras se marchen

Ocho semanas de huelga de médicos de Atención Primaria y pediatras y nueve reuniones y, «como siempre, venimos esperando lo mejor y preparados para lo peor», decía Ángela Hernández, secretaria general del sindicato Amyts, poco antes de la reunión de ayer entre el Comité de Huelga y la consejería de Sanidad... Y nuevamente ocurrió lo peor: otra vez sin acuerdo. Pero lo que ha quedado más claro que nunca es que desbloquear una huelga enquistada es cuestión de dinero, de un «pequeño» esfuerzo económico al que ayer Amyts puso precio: 42 millones de euros para evitar que se marchen los médicos a otras Comunidades autónomas.

Los huelguistas creen que, en los últimos 15 años, el Gobierno de la Comunidad de Madrid no ha apostado fuerte a nivel presupuestario por la Atención Primaria y poco a poco «se ha ido ahogando», como el resto de la Sanidad, aunque «con especial inquina con la Primaria», decía Hernández. Pero la portavoz de Amyts fue más allá al sembrar la duda sobre las verdaderas intenciones del Gobierno autonómico para no alcanzar un acuerdo: «No podemos ser ingenuos, hay que pensar que tienen pensado un cambio de modelo de gestión», dijo molesta porque aún no haya acudido a negociar el consejero de Sanidad en persona.

Pero desde la Comunidad de Madrid se describe un paisaje sanitario completamente distinto: «Hay voluntad de llegar a un acuerdo. La Consejería ha atendido todas y cada una de las reivindicaciones por las que se planteó la huelga, especialmente el exceso de la demanda en aquellos puntos con mayor carga asistencial», sentenció Ossorio convencido de que se trata de una huelga política que se mantendrá hasta las elecciones del 28-M. Un argumento que fue refrendado por el titular de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero: «Es una huelga planificada hasta las elecciones, no se puede acordar con quien no quiere acordar», sentenció.

La Consejería lamenta que el sindicato Amyts se haya convertido en un hueso duro de roer que frene cualquier acuerdo, cuando ya se ha alcanzado en cinco comunidades: tres socialistas (Extremadura, Aragón y Cantabria) y dos populares (Andalucía y Castilla y León). Es más, aseguran que en ninguna de estas comunidades los sindicatos han exigido una subida lineal para todos los médicos y pediatras, un «café para todos», sin importar la carga de trabajo, cuando en Madrid sí se ha convertido en una línea roja impuesta por Amyts.

Lo que ha funcionado

Es más, cree que con los acuerdos alcanzados en las citadas cinco comunidades, se habría desconvocado la huelga en la primera reunión. ¿Qué es lo que ha funcionado exactamente? Según el análisis de la Consejería, las medidas del acuerdo en las cinco regiones han ido encaminadas a dar un mayor tiempo de consulta, agendas con menos pacientes, o un aumento salarial para los profesionales que más pacientes atienden, tal y como ha propuesto la Comunidad de Madrid desde el primer momento y como planteaba Amyts en su convocatoria inicial de huelga.

En Andalucía y Castilla y León, el conflicto se desbloqueó con un nuevo sistema de agendas (más cargadas que las de Madrid) y la jornada complementaria de tarde (Madrid ya abre toda la tarde). Los acuerdos en Extremadura, Aragón, Cantabria, Andalucía y Castilla y León contemplan un nuevo sistema de agendas más cargado (36-35 pacientes por profesional y día en Médicos; y 28-25 en Pediatras) que el propuesto por Madrid (34 en Médicos y 24 en Pediatras).

Sanidad también apunta que las tres comunidades socialistas han acordado incentivar las plazas de difícil cobertura, cuando el Plan de Mejora Integral de la AP 2022-2024 de Madrid ya contempla: Complemento por carga asistencial (323 euros/mes para médicos y 280 para pediatras); complemento por ruralidad (300 euros/mes para médicos y pediatras) y módulos de actividad complementaria por asumir pacientes cuando no se puede sustituir una ausencia (200 euros 4 horas). Las cinco autonomías contemplan abrir por la tarde, cosa que Amyts quiere eliminar. Y también se ha propuesto un complemento para remunerar aquellas plazas de difícil cobertura en turno de tarde, que lleven más de 3 meses sin poderse cubrir, en las categorías deficitarias con 360 euros al mes. Además, la inversión prevista acordada en lugares como Aragón, está a años luz de la de Madrid.

Replace this text with the error page you would like to serve to clients if your origin is offline.