El Atlántico concentra 10 veces más plástico de lo que se pensaba

La masa de microplásticos 'invisibles' que se encuentran en las aguas superiores del océano Atlántico es de aproximadamente 12 a 21 millones de toneladas

La masa de microplásticos ‘invisibles’ que se encuentran en las aguas superiores del océano Atlántico es de aproximadamente 12 a 21 millones de toneladas, lo que supone, al menos, 10 veces más de lo que se pensaba anteriormente.

Así se desprende de una nueva investigación publicada en la revista ‘Nature Communications’. Esa cifra es sólo para tres de los tipos más comunes de residuos plásticos en un rango de tamaño limitado. Sin embargo, es comparable en magnitud a las estimaciones de todos los desechos plásticos que han entrado en el Atlántico durante los últimos 65 años: 17 millones de toneladas. Esto sugiere que se ha subestimado sustancialmente la cantidad de plástico que llega a ese océano.

"Anteriormente, no podíamos equilibrar la masa de plástico flotante que observamos con la masa que creíamos que había entrado en el océano desde 1950. Esto se debe a que estudios anteriores no habían medido las concentraciones de partículas microplásticas 'invisibles' debajo de la superficie del océano. Nuestra investigación es la primera en haber hecho esto en todo el Atlántico, desde el Reino Unido hasta las Malvinas", explica Katsiaryna Pabortsava del Centro Nacional de Oceanografía (NOC, por sus siglas en inglés), del Reino Unido.

RECOGIDA EN 2016

Richard Lampitt, también del NOC, apunta que si se asume que la concentración de microplásticos que se mide a unos 200 metros de profundidad es representativa de la de la masa de agua hasta el fondo marino con una profundidad media de unos 3.000 metros, entonces el Atlántico podría contener alrededor de 200 millones de toneladas de basura plástica. "Esto es mucho más de lo que se cree", añade.

"Con el fin de determinar los peligros de la contaminación plástica para el medio ambiente y para los humanos, necesitamos buenas estimaciones de la cantidad y características de este material, cómo ingresa al océano, cómo se degrada y cómo de tóxico es en estas concentraciones. Este artículo demuestra que los científicos han tenido una comprensión totalmente inadecuada incluso del más simple de estos factores y parece que nuestras estimaciones de cuánto se vierte en el océano se han subestimado enormemente", subraya.

Pabortsava y Lampitt recolectaron muestras de agua de mar durante la expedición 26th Atlantic Meridional Transect entre septiembre y noviembre de 2016. Filtraron grandes volúmenes de agua de mar a tres profundidades seleccionadas en los 200 metros superiores y detectaron e identificaron contaminantes plásticos utilizando una técnica de imagen con espectroscópicos de última generación.

Su estudio se centró en polietileno, polipropileno y poliestireno, que son los tipos de plástico comercialmente más prominentes y también más desordenados.