El levantamiento anarquista de 1933 en Aragón

La principal víctima fue el sacerdote Miguel Clarió al que mataron junto al cementerio de Fraga

La persecución religiosa durante la Guerra Civil se llevó las vidas de más de 6.000 religiosos
La persecución religiosa durante la Guerra Civil se llevó las vidas de más de 6.000 religiosos

En diciembre de 1933 hubo un movimiento anarcosindicalista que tuvo gran repercusión en muchos pueblos aragoneses. Vamos a mencionar el caso de Albalate de Cinca, que contaba con unos 1.500 habitantes. Pertenecía a la diócesis de Lérida y desde el año 1998 a la de Barbastro-Monzón. Lo que nos interesa, además de la gravedad real, es poner en evidencia cómo toda la violencia estaba muy bien planificada y cómo el párroco y los católicos estaban en el punto de mira.

Nos serviremos de la crónica del Diario de Huesca de 13-XII-1933:

“En Albalate encerraron en el local del Sindicato a ciento ochenta de estos ricos. Allí establecieron cuartel general ondeando bandera roja. Eran detenidos automóviles, interceptadas carreteras. No pudieron circular correo Fraga-Binéfar y auto línea Albalate-Fraga. Implantaron comunismo libertario suprimiendo dinero entregando a vecinos vales para proveerse artículos primera necesidad no consiguiéndolo porque previamente habían saqueado tiendas destrozando toda clase género. Cuartel Guardia civil sólo había un cabo y dos números que fueron atacados con nutrido tiroteo. Proyectiles penetraban balcones mujeres e hijos guardias refugiáronse carbonera donde permanecido día y medio sin tomar alimento dando muestras gran debilidad. De tres guardias, dos resultaron heridos. Salió Guardia civil Fraga sábado once noche entró en Belver sofocando rápidamente movimiento, marchó a Albalate fueron recibidos tiroteo pero extremistas tuvieron miedo y a la vez de sálvese el que pueda huyeron campo con armas. Calcúlase eran doscientos. Entre desaparecidos está alcalde y juez municipal. El alcalde era a la vez conserje del casino del Sindicato. Ayer al entrar en Albalate Guardia civil y Asalto desde balcones vitorearonlos y a la República.

Sábado al practicar detenciones de los ricos, extremistas hicieron disparos dos de ellos hiriéndolos de gravedad hija uno de ellos que pidió socorro también fue herida. Resultó muerto un extremista. Benemérita detenido en Albalate veinticuatro hombres y tres mujeres figurando médico José María Pueyo, maestro nacional apellidado Escalona y Secretario Ayuntamiento Félix Carrasquer. Entre mujeres figura esposa e hija del Alcalde esta última llamada La Libertaria”.

Entre estas personas que habían sido encerradas estaba el párroco don Miguel Clarió Montull.

Esta violencia fue en aumento después de las elecciones de febrero de 1936, cuando el ayuntamiento se niega a pagar el alquiler de la casa cuartel de la Guardia civil, o prohíbe el toque de las campanas. El domingo 19 de julio, el párroco Clarió huyó a Fraga, a casa de su cuñado, pues sabía lo que le esperaba en Albalate. Fue detenido el día 22, conducido a la cárcel municipal y asesinado en la madrugada del 24 de julio en el cementerio de Fraga. Su cuerpo, como el de los otros cuarenta, fue quemado. Todos ellos tuvieron tiempo de confesarse previamente y murieron gritando “¡Viva Cristo Rey!” y “¡Viva la Virgen del Pilar!”. Algunos, como mosén Miguel Clarió, llevaban varios años preparándose para un martirio que parecía inevitable.