Cómo cuidar tu moto si la tienes parada

Diez consejos básicos para poder disfrutar de tu motocicleta cuando se acaben las restricciones

Si esta crisis te tiene encerrado en tu casa y no puedes disfrutar de tu juguete favorito o de tu medio de transporte habitual, la moto, es tiempo ahora de realizar una serie de tareas de mantenimiento para que, cuando se levanten las restricciones, puedas seguir disfrutando de ella desde el primer día y como si no hubiera estado un mes parada.

Todos los “moteros” estamos echando de menos las rutas por carretera o por el campo o, simplemente, cogerla un rato para circular por tu ciudad o ir a tu trabajo. Sin embargo, el llevar a cabo una serie de operaciones de mantenimiento en la moto no sólo es necesario para tenerla a punto cuando puedas volver a montar. También pueden convertirse estos trabajos en algo divertido si te encuentras aburrido. Hay que aprovechar este periodo de cuarentena para hacer ciertas tareas que ahora te enumeramos y que serán muy beneficiosos para tu montura.

Nadie como tu conoce tu moto y sabe que se puede mejorar en ella, pero te vamos a enumerar diez puntos básicos:

1.- Cambiar el aceite: Es un buen momento para revisar el kilometraje o la fecha del último cambio de aceite que tienes actualmente en el cárter. Si puedes, aprovecha y cambia el aceite de la moto. Es una tarea en la que se necesitan algunas herramientas específicas y un bote de aceite nuevo que puedes conseguir en alguna de las gasolineras abiertas. Si no tienes todo eso, es mejor esperar o que lo hagan en un taller cuando toda esta cuarentena pase. Recuerda que el aceite viejo lo debes dejar caer en una palangana o cubo para después depositarlo en el bote del aceite nuevo u otro depósito para después guardarlo y llevarlo (cuando se pueda) a un punto de reciclaje. ¡Nunca lo tires en cualquier sitio porque es muy contaminante!

2.- Limpiar y engrasar cadena: Se trata de una tarea que debemos hacer con cierta frecuencia (cada 1000 km dependiendo del tipo de uso), pero podemos aprovechar este ‘parón’ para hacer una limpieza profunda de la cadena y del resto de kit de transmisión. Tenemos tiempo para desmontarla y hacer esa tarea de manera más precisa, pero si no sabes cómo o no tienes herramientas, es algo que se puede hacer sin desmontar. Sólo necesitas un depósito o palangana para no derramar la suciedad en el suelo, un cepillo de dientes viejo y un limpiador de cadenas. Poner la moto sobre el caballete central o un caballete de rueda trasera ayuda. Siéntate en un taburete y ve haciendo esa limpieza con ayuda del líquido y del cepillo a lo largo de la cadena para llegar a cada eslabón. Una vez realizada esta tarea, terminamos de secar y procedemos a engrasar. Si no tienes grasa de cadena, una vez más, es mejor esperar a cuando la situación se normalice.

3.- Líquidos en la moto: Ya hemos hablado del aceite del motor, pero nuestra moto tiene otros líquidos que son indispensables para su buen funcionamiento. Podemos revisar el nivel y el color del líquido de frenos. No es algo que seguramente tengamos a mano en casa, pero sí nos lo podemos apuntar para hacerlo en las próximas semanas. En este punto, también podemos aprovechar para purgar el circuito del sistema de frenos para hacer salir el aire que se haya podido meter. Otro líquido importante es el líquido refrigerante y, si tuviéramos recambio de anticongelante, podemos aprovechar para sustituirlo. También lo encuentras en las estaciones de servicio grandes.

4.- Revisar sistema de frenos: Otros componentes que podemos revisar en este periodo son los que corresponden al sistema de frenos. En concreto, el estado de las pinzas de freno. Habría que desmontarlas y ver su grosor interior y si merecen su sustitución (apúntalo en la lista). Ya que lo tenemos todo desmontado, podemos hacer una limpieza de cada componente con un líquido limpia-frenos.

5.- Tornillería: Todos deberíamos tener un destornillador a mano. Podemos ir revisando los diferentes puntos de la moto donde encontremos tornillos y apretarlos. Si además cuentas con llaves “allen” o de otro tipo, podemos revisar más tipos de tornillos de la moto. Esto es muy fácil.

6.- Engrase general: Hay ciertos puntos de la moto que es importante que estén engrasados. Aplica engrase en rodamientos, manetas, palancas, tapa de depósito…

7.- Limpieza general: Ya que tenemos tiempo de sobra, podemos aprovechar para hacer una limpieza profunda de la moto. Podemos desmontar muchas piezas para realizar esa limpieza más completa: carenados, anclajes, llantas, guardabarros, cubrecadenas… Con un pincel y un poco de gasolina la limpieza puede ser muy completa.

8.- Estado y presión de los neumáticos: No podemos dejar pasar la revisión de los neumáticos. Si estamos llegando al testigo, tomemos nota para hacer la compra de un juego nuevo en cuanto los talleres reabran sus puertas. Mientras pasan estos días, no perdamos el ojo a la presión de los neumáticos para no llevarnos un susto el día que volvamos a subirnos en la moto. De hecho, es recomendable aumentar ligeramente la presión recomendada por el fabricante en 0,1 ó 0,2 kg/cm2 para que el neumático se deforme menos al estar en constante contacto con el suelo durante mucho tiempo al estar la moto parada. Incluso, es conveniente mover la moto unos metros y volverla a aparcar para que la moto descanse sobre los neumáticos en una posición diferente y no se hagan ‘cuadrados’ o al menos apoyarla sobre el caballete central (si tiene) en vez de la ‘pata de cabra’ lateral. Eso sí, si tenemos caballetes externos para mantener las ruedas suspendidas, mucho mejor.

9,- Desembornar batería: Nada más molesto que encontrarnos que el día que podamos subirnos de nuevo a la moto esta no puede arrancar por haberse quedado sin batería. Porque puede tener alguna pérdida de energía por algún circuito y quedarse “seca” de energía. Para ello lo mejor es desenroscar uno de los bornes de la batería con una simple llave de tuerca.

10.- Revisión de luces: Cuando vas montado en ella a menudo no sabes si todas las luces funcionan correctamente. Sobre todo, las traseras. Mira el freno y los intermitentes y si no tienes repuesto en casa, apúntalo para comprar las bombillas en cuanto tengas ocasión.

De esta forma todo estará preparado para salir acelerando dentro de pocas semanas…