Nissan Barcelona retrasa la apertura de sus fábricas por dificultades logísticas

Tenía previsto reiniciar su actividad el lunes 24, pero la suspensión del contrato de logística de Acciona y otros proveedores hacen que la fecha se posponga

Nissan cierra la planta de Barcelona para reducir costes, según avanza Nikkei
Alejandro GarcíaEFE

Las instalaciones de las tres factorías que tiene Nissan en Cataluña no podrán reiniciar su actividad de producción de automóviles como estaba previsto el próximo lunes 24 tras el acuerdo con los trabajadores de finales de julio. La suspensión de contrato por parte de la empresa de logística, del grupo Acciona, y otras dificultades con proveedores no va a hacer posible el propósito de la empresa japonesa.

La dirección de Nissan ha tenido que reestructurar todos sus planes de reinició de producción de forma que la línea 2, que ensambla las pick-up Nissan Navara, Renault Alaskan y Mercedes X-Class, no iniciará sus trabajos hasta el lunes 7 de septiembre. Por su parte, el reinicio de la fabricación en la línea 1, que ensambla la furgoneta 100% eléctrica e-NV200, se estima comience su actividad una semana antes, el lunes 31 de agosto. A pesar de ello, la dirección ha dispuesto que “todos aquellos empleados que no puedan desempeñar sus funciones en teletrabajo por la naturaleza de las mismas, deberán acudir a su puesto de trabajo para llevar a cabo un plan de formación con un protocolo sobre medidas de protección y prevención laboral a aplicar en los centros de trabajo para la vuelta a la actividad con plenas garantías sanitarias”.

La dirección de Nissan, en un comunicado hecho público en la noche del viernes 21, reitera que la mejor opción para todas las partes (administraciones públicas, representación de los trabajadores y proveedores) para la búsqueda de alternativas de reindustrialización sólidas para el futuro de las plantas en Cataluña es el reinicio de la actividad lo antes posible.

Como se recordará, a comienzos de esta semana la empresa de logística dependiente del grupo Acciona anunció a Nissan la ruptura unilateral de su contrato que tenía vigencia hasta marzo de 2021. Aunque la empresa reconocía su deseo de haber querido continuar trabajando con Nissan en el futuro, la situación de paro de las factorías catalanas desde el pasado mes de marzo la había obligado a cesar sus actividades y despedir a sus 500 trabajadores. De igual forma, algunos proveedores de Nissan anunciaron su imposibilidad de mantener sus suministros y su deseo de negociar un plan industrial para cuando las fábricas de Nissan en la Zona Franca, Montcada y San Andreu cierren definitivamente sus puertas.