Híbridos enchufables: la solución para una utilización polivalente

Mientras no se incremente de una manera real la autonomía de los eléctricos, los híbridos enchufables son la solución más racional. El Mitsubishi Outlander es el PHEV más vendido en Europa

Tener un coche con etiqueta Cero es una exigencia primordial para muchos de los compradores de automóviles nuevos. Pero dentro de las opciones de electrificación, mientras los eléctricos puros no incrementen de una manera real su autonomía o se complete una buena red de infraestructura de carga, están limitados a una utilización urbana y poco más. Por ello, los híbridos enchufables se presentan como la solución más racional y es la razón por la que aumentan sus ventas mes a mes.

En los últimos años, la llegada de nuevas tecnologías que se han ido sumando a las tradicionales gasolina o diésel han generado una gran variedad de siglas que confunden hasta al automovilista más experto. LEV, BEV, FCEV, HEV, PHEV… expresan formas muy diversas de entender la electrificación. Los vehículos híbridos, que combinan motores térmicos con una cadena de tracción eléctrica, se dividen en varios tipos, dependiendo de la importancia de la propulsión eléctrica en su funcionamiento. Los más efectivos en este momento son los híbridos enchufables (PHEV) por sus ventajas en lo que se refiere a emisiones, autonomía eléctrica, economía de uso y prestaciones.

Por prestaciones, impacto sobre el medio ambiente y economía de uso, los PHEV han despertado un gran interés en los últimos meses. Identifica a los vehículos híbridos enchufables (Plug-In Hybrid Vehicles en inglés), un tipo de automóvil que combina las bajas emisiones y el placer de conducir de la tecnología eléctrica con la autonomía del motor de gasolina. El elemento que distingue a estos vehículos de los híbridos convencionales que compiten actualmente en el mercado español es la importancia de su cadena de tracción eléctrica. En un híbrido clásico (HEV) la función de la batería de propulsión eléctrica es reducir el consumo del motor térmico y darle potencia suplementaria, además de poder recorrer unos pocos kilómetros en modo “cero emisiones”. La carga de la batería, con una potencia que suele estar alrededor de los 1,5 kWh, sólo se realiza por medio de la frenada regenerativa.

En cambio, en un híbrido enchufable, la propulsión eléctrica asume un protagonismo prácticamente igual al del motor térmico. Su batería tiene una capacidad mucho mayor que la de los otros híbridos: entre los 11,8 y los 13,2 kWh y, además de regenerarse mediante la frenada, puede cargar energía a través de la red eléctrica, de ahí lo de “enchufables”. Todo esto permite que los vehículos PHEV superen los 50 Km de autonomía “cero emisiones”, más que suficientes para disfrutar de las ventajas de la etiqueta “Cero” de la DGT: acceso libre al centro de las grandes ciudades, incluso en episodios de alta contaminación, estacionamiento gratuito en muchos municipios, plazas de estacionamiento reservadas, posibilidad de circular en carriles VAO con un solo ocupante… A ello hay que sumar incentivos fiscales, ayudas a la compra…

La otra gran ventaja de estos vehículos es la económica. La autonomía de estos vehículos hace viable circular exclusivamente en modo eléctrico en el día a día, lo que supone un coste de 1 euro cada 100 Km, frente a los 6 o 7 euros que cuesta recorrer esa misma distancia al volante de un híbrido no enchufable. Con el aliciente de no gastar ni una gota de gasolina de lunes a viernes. Respecto a la carga de la batería, se puede realizar en menos de dos horas con un punto de carga de 7,4 Kw, disponible en el mercado. En un enchufe convencional, se puede realizar en 7h30, pudiendo aprovechar, por ejemplo, el tiempo en el que el coche está aparcado durante la noche.

Dentro de la oferta de PHEV que hay en el mercado, y en donde podemos encontrar alternativas en casi todas las marcas más importantes, el Mitsubishi Outlander PHEV es el líder mundial y europeo en esta tecnología híbrida enchufable, con un cuarto de millón de unidades comercializadas y cuenta con una autonomía de más de 600 kilómetros combinando sus motorizaciones. Se trata de un SUV de gran amplitud y confort, y con un enorme maletero. Además, incluye la tracción permanente a las cuatro ruedas e integra un motor eléctrico en cada eje. Su precio, a partir de 31.700 euros, según versiones.