Luca de Meo: “España es la segunda casa de Renault, pero debemos aumentar nuestra competitividad”

El director general del grupo afirma que “Valladolid y Palencia son plantas muy competitivas. Pero no hay que dormirse porque podrían ser superadas por otras que avanzan muy rápido”

Luca de MeoRenaultRenault

Luca de Meo, que hoy está en Madrid (atendió a un reducido grupo de periodistas en la sede de la marca en España y fue recibido en Zarzuela por el Rey Felipe VI), ha pedido un esfuerzo para incrementar la competitividad de las plantas de producción españolas para integrarse en el plan industrial general del grupo. Este esfuerzo deberá complementarse con el apoyo de las autoridades del Estado en otros aspectos como ayudas en el tema financiero o seguridad jurídica. “España es la segunda casa se Renault, tras Francia -resaltó De Meo- y no dudamos del compromiso con este país, pero tenemos que encontrar también un compromiso con las autoridades y los trabajadores”.

Tras alabar la gestión que José Vicente de los Mozos (director mundial de Fabricaciones y Presidente de Renault España) realiza en favor de las plantas española de Renault, De Meo ha señalado que el grupo Renault cuenta con casi cuarenta centros de producción en todo el mundo “y mi trabajo es decidir por cuáles tengo que apostar. He vivido en España y estoy convencido de la potencia de la industria española del automóvil, pero si se mantiene en el estado actual, fabricando coches baratos y pequeños, no tiene futuro. Hay que subir el mix de la producción española hacia coches con mayor valor añadido”.

El Rey Felipe VI (i), junto al consejero delegado del Grupo Renault, Luca de Meo (d), en el Palacio de la Zarzuela, en Madrid (España), a 17 de Noviembre de 2020. 17 NOVIEMBRE 2020;RENAULT;MECÁNICA;AUTOMÓVILES;AUTOMOCIÓN;EMPRESAS;ECONOMÍA;CASA REAL;REY FELIPE VI Casa de S.M. el Rey 17/11/2020Casa de S.M. el Rey Casa de S.M. el Rey

El Director General del grupo francés abogó por poner en marcha una estrecha colaboración intersectorial para aumentar la cadena de valor y poder mantener la actual estructura industrial con las 17 fábricas de diferentes marcas en producción establecidas en España. “Porque puede llegar un día -añadió- que las plantas españolas pierdan su liderazgo de competitividad frente a otras instalaciones situadas en otros países como Marruecos, Turquía o Rumanía”. De Meo, por otra parte, no ve por el momento una fuerte voluntad de política industrial para impulsar este proceso de colaboración intersectorial y estima que ha llegado asimismo el momento de conseguir una reducción de costes en dos campos tan importantes para la industria como son la energía y la logística.

Señaló, asimismo, que el Grupo Renault ha invertido miles de millones de euros en los últimos años en las plantas españolas que están situadas en Valladolid, Palencia y Sevilla y que la voluntad es continuar en esta línea “pero tenemos que asegurarnos su competitividad en el futuro. Palencia y Valladolid son ahora plantas competitivas. Pero no hay que dormirse porque podrían ser superadas por otras que avanzan muy rápido, en un plazo de dos o tres años”. En la actualidad, en las plantas españolas se producen modelos de volumen, como el Captur o el Kadjar, y podrían acceder a sus sucesores, pero todo va a depender si se dan las condiciones para seguir siendo competitivas. Sobre este tema, De Meo evito anunciar adjudicaciones de nuevos productos, “hasta no saber las condiciones con las que me voy a encontrar”

Preguntado acerca de cuándo el mercado automovilístico podrá recuperarse y alcanzar las cifras pre-crisis, el Director General del Grupo Renault no cree que esta circunstancia pueda producirse antes del año 2022. “Hemos visto cómo ha habido un rebote fuerte en los pasados meses de julio, agosto y septiembre, lo que indica que, cuando pueda moverse libremente, la gente quiere seguir consumiendo. Esperamos otro fuerte rebote en la primavera y verano del año que viene, pero una verdadera estabilización tardará más”.

Se refirió, además, al hecho de haber surgido una serie de interrogantes que condicionan el futuro de la industria del automóvil, como la transformación de los vehículos en eléctricos e híbridos, las medidas anti contaminación con el cierre de algunas zonas de las ciudades… “Vivimos en un momento de incertidumbre que no permite saber cuál va a ser el futuro y por lo tanto, hay muchas dificultades para poder planificar. Pero hay que adaptarse ya que este ambiente de inestabilidad va a ser una constante”.

Para Luca de Meo, la pervivencia de los motores de combustión interna está asegurada a medio plazo, ya que los automóviles híbridos también funcionan con motores de carburante. Se calcula que en el año 2030 los eléctricos ocuparán entre un 30 y un 40% del mercado, por lo que hay mucho espacio en el futuro para los motores de gasolina y diésel. “Tenemos una estrategia clara de motores y podemos ser líderes tanto en los eléctricos como también en los híbridos”, añadió.

Finalmente, manifestó la voluntad de que Renault vuelva a ser en España líder del mercado, recuperando el terreno perdido en los últimos años. A nivel industrial nuestro país es uno de los mejores del grupo, pero hay que seguir luchando para liderar la competitividad comparada con otros países que fabrican también coches de la marca. Para De Meo, Renault España es una institución con una base sólida y quiere reconquistar el liderato en nuestro país, tanto en el negocio como en la reputación, ya que “siempre ha sido la marca más querida y tiene que volver a serlo”.