Kia EV6
Kia EV6KiaKia

EV6, la apuesta de Kia por la electricidad y el lujo

Mezcla de estilos en una carrocería diferente, amplia y aerodinámica que va equipada con motores totalmente eléctricos de hasta 585 caballos

Las primeras unidades llegarán a los clientes en septiembre, pero ya se admiten pedidos del EV6, la nueva berlina de representación de Kia con motores totalmente eléctricos, que supone una apuesta de la marca coreana para participar en el mercado de los coches de representación. Tiene una autonomía de alrededor de medio millar de kilómetros, una potencia de hasta 585 caballos en sus versiones más evolucionadas, posibilidad de tracción a las cuatro ruedas y se mueve en un rango de precios entre cuarenta y sesenta mil euros.

Con este nuevo modelo se reafirma la apuesta de la firma coreana por la electrificación porque, en los últimos tiempos, sus ventas de este tipo se han incrementado de manera importante en el mercado español, con crecimientos del 131% en los eléctricos puros y del 419% en los híbridos enchufables. Kia, que es uno de los líderes del mercado de particulares en nuestro país, consiguió el pasado año unas ventas de 46.005 unidades, lo que significa una fuerte bajada respecto a 2019, año en el que sus matriculaciones llegaron a 57.167 vehículos. Caída importante, pero menor que la media del mercado.

Ahora, con el EV6, la marca amplía su oferta a un segmento en el que casi pasaba desapercibida. Y lo hace con un modelo muy personal en el que se dan la mano el diseño, la tecnología y la capacidad interior. Sobre la plataforma E-GMP, que estrena este proyecto y que ha sido especialmente diseñada para albergar las baterías de los coches eléctricos en el plano más bajo para conseguir un bajo centro de gravedad, se ha diseñado una carrocería muy especial. No sabríamos como definirla, ya que cuenta con cuatro puertas y una gran habitabilidad interior, como una berlina de lujo, pero tiene hechuras de un SUV y una zona posterior que una aerodinámica más propia de un deportivo. El conjunto es impresionante, con una longitud de 4,68m., una anchura de 1,55 y una distancia entre ejes de 2,9 metros.

Esta última medición le sirve para poder garantizar una habitabilidad interior muy excepcional, con unos asientos posteriores con un espacio para los pasajeros como pocas veces hemos visto y un maletero que puede llegar hasta los 520 litros o ampliarse hasta los 1.300 si abatimos los respaldos de los butacones posteriores. Delante posee también un cofre de pequeñas dimensiones, pero muy útil para algunas funciones. Por ejemplo, para guardar los cables de recarga de la batería que, en medio de un maletero trasero, a veces resulta difícil encontrarlos. Gracias a la plataforma antes señalada las baterías van en un piso muy bajo, lo que no resta comodidad al habitáculo.

Sentado ante el volante, el conductor se encuentra una serie de materiales muy bien presentados, pero realizados con materiales reciclados, según las últimas tendencias. Incluso el cuero, muy natural al tacto, no es de origen animal: esta definido como “cuero vegano”. Frente a sus ojos, todos los elementos del coche tienen su reflejo en dos pantallas curvadas de 12 pulgadas cada una, que dan al salpicadero un aspecto impresionante. Ni que decir tiene que su equipamiento incluye todos los sistemas de seguridad y ayuda a la conducción habituales, además de elementos como el reflejo de los datos en el parabrisas, para así no tener que dejar de mirar a la carretera en ningún momento. El impecable sonido está asegurado por un equipo de la marca Meridian que ha repartido hasta 14 altavoces por todo el interior.

Por lo que se refiere a la mecánica, inicialmente Kia ofrece la versión de serie y una mejorada, denominada GT Line, con un carácter algo más deportivo. La GT, que llegará el año que viene, alcanzará una potencia de 585 caballos, con los que podrá llegar a 260 por hora y acelerar de 0 a 100 en solo tres segundos y medio. Las versiones actuales cuentan con dos tipos de baterías, de 58 y de 77,4 Kw. Con la primera de ellas la autonomía es de algo más de 400 kilómetros y con la grande, se amplía hasta los 510km. En una instalación de carga rápida se puede acumular el 80% de la energía de la batería en 18 minutos o en menos de cinco minutos poder recorrer hasta cien kilómetros. El cliente pude elegir entre dos o cuatro ruedas motrices y, en este último caso, al motor situado sobre el eje posterior se añade una segunda electrificación sobre el tren delantero. El vehículo cuenta con tres años de garantía de mantenimiento y, a través de la tarjeta Kia Charge, se cuenta con una amplia red de cargadores en toda Europa. Los precios arrancan en 42.200 euros, la versión GT Line sube hasta 50.468 euros y la GT que vendrá, se elevará hasta los 59.385 euros. A estos precios se les descontarán las ayudas del Plan Moves si el cliente lo solicita.