SUV deportivo

Estilo y un corazón de carreras: solo para apasionados

Únicamente se fabricarán 7.000 unidades del CUPRA Formentor VZ5, un deportivo excepcional con un motor que rinde 390 cv

VZ5, el Cupra Formentor más exclusivo, sólo para conductores de primer nivel
VZ5, el Cupra Formentor más exclusivo, sólo para conductores de primer nivel De Antonio Yachts D28 Formentor De Antonio Yachts D28 Formentor

En su corta trayectoria, solo tres años en el mercado, Cupra se ha convertido en una marca objeto de deseo y sinónimo de deportividad. Su modelo más vendido es el Formentor, un coche con una amplia carrocería SUV de gran habitabilidad. Antes de fin de año, la marca española sacará al mercado un producto muy excepcional: el Formentor VZ5 del que únicamente se fabricarán siete mil ejemplares para todo el mundo. Es el momento de reservar uno ya que será sin duda un objeto de coleccionista.

Estas unidades serán, al menos hasta el momento, los Cupra más potentes jamás construidos, ya que van alimentados por el motor del grupo VAG de cinco cilindros y 2,5 litros TSI que desarrolla una potencia de 390 caballos y además posee una elasticidad ejemplar para mover un conjunto que da en la báscula 1.609 kilos. Asociado a un eficaz cambio de marchas DSG de seis velocidades, el VZ5 se caracteriza por sus prestaciones de coche de carreras, como lo acreditan sus cifras de velocidad punta autolimitada a los 250 por hora o una aceleración que pasa de cero a cien por hora en tan solo 4,2 segundos. No hay muchos automóviles de competición que puedan presentar estas credenciales.

Cupra VZ5
Cupra VZ5 CUPRA CUPRA

En la estética, esta versión tan especial se distingue fácilmente del resto de los Formentor por detalles exclusivos como una parrilla frontal negra diferente, las llantas de 20 pulgadas y una menor altura al suelo. En el interior, todas las sensaciones nos trasmiten lujo supeditado a la eficacia. «Baquets» de competición, pero verdaderamente cómodos, tapicerías muy cuidadas dentro de un tono general sobrio, detalles de fibra de carbono y otros materiales muy bien tratados… un ambiente en el que el lujo se complementa con un ambiente de competición. Que el corazón del Formentor VZ5 sea el de un coche de carreras y que esta emoción nos la transmita desde el momento en que nos sentamos frente a su volante multifunción con botones incluidos para arranque de motor o para regular los sistemas de conducción, no quiere decir que este automóvil no tenga una doble e interesante personalidad. En carreteras abiertas o en un viaje, es un coche casi familiar. Cómodo, amplio, con un gran espacio interior y sitio amplio para equipajes. Si no apretamos a fondo su acelerador, se comporta como cualquier otro SUV de lujo, con la ventaja de poder viajar rápido y acelerar rápidamente si el conductor se lo requiere.

Pero no puede ocultar su personalidad agresiva y de conducción divertida al límite cuando queremos disfrutar del arte de la conducción. Lo probamos sobre el circuito de Castellolí, al norte de Barcelona, y en carreteras de montaña cercanas a Igualada y, en ambos casos, su comportamiento fue impecable. Eso sí, ayudado por sus frenos reforzados con pinzas de seis pistones, tres modos de control de estabilidad: «on», «sport» y «off», un servofreno eléctrico, una dirección muy precisa y modos de conducción seleccionados en el mismo volante. En nuestra opinión, el modo Cupra es el más satisfactorio. Es asombroso que en tramos de rallye, el comportamiento sorprende porque no obedece a lo que esperamos de un coche de unas dimensiones, sino que entra en las curvas, frena, deriva y corrige las trayectorias con la misma agilidad de un deportivo compacto del segmento B.

Cupra no para

Como hemos apuntado, habrá que esperar unos meses, hasta fin de año, para que los afortunados compradores puedan ponerse a su volante. Por el momento, no se ha facilitado el precio de este objeto de deseo. Pero el VZ5 supone la cumbre de una gama de productos todos ellos brillantes bajo la gama Cupra.

Esta marca comercializa actualmente veinte opciones diferentes que abarcan modelos como el Ateca, el León en sus dos carrocerías de berlina y SW y el Formentor con diferentes motorizaciones que van desde los 150 hasta los 310 caballos, con versiones híbridas enchufables de 204 o 245 caballos.

Y el desarrollo no se para ya que, además del VZ5 también se anuncia para fin de año el eléctrico Born y a medio plazo ya aparecen diseños del también eléctrico Tavascan, construido sobre la plataforma MEB del grupo VW, pero que será fabricado en Martorell. Y entre los proyectos en el horizonte, incluso se plantea un Cupra que flote.