50.000 Harley Davidson invaden Lisboa

La 28ª edición del European Rally tuvo un rotundo éxito de asistencia

La 28ª edición del European Rally tuvo un rotundo éxito de asistencia

El centro del turismo portugués, la ciudad de Cascais, se vio invadida el fin de semana por una nube de 50.000 motoristas convocados por la Harley Davidson. Los seguidores de la marca de Milwokee, muchos de ellos españoles, se reunieron en un legendario encuentro de los apasionados de las dos ruedas disfrutaron con un gran número de atracciones y haciendo algunos kilómetros a sus monturas.

Entre las actividades destacaron los “Demo Rides”, donde cientos de amantes de las motos pudieron probar los nuevos modelos de la marca americana, o el esperado desfile de banderas en el que participaron moteros de todas partes de Europa, que contó, además, con la directora creativa de Harley-Davidson General Merchandising, Karen Davidson y bisnieta del co-fundador de Harley-Davidson, Mr. William A. Davidson, que no quiso perderse el legendario recorrido.

Esta fue la 28 edición del European Rally, que tuvo un rotundo éxito de asistencia. Más de 50.000 participantes y 29.500 motos procedentes de toda Europa se dieron cita en la ciudad portuguesa de Cascais. Se trata de uno de los mayores eventos del mundo de las dos ruedas, gratuito y abierto a todos los públicos, que está organizado por Harley-Davidson y por Harley Owners Group, su club de propietarios.

Al encuentro no quisieron faltar miles de entusiastas españoles de la firma de Milwaukee que se trasladaron con sus motocicletas hasta Cascais. Desde todas las regiones españolas, los seguidores de la marca no dudaron en sumarse a este gran acontecimiento y así lo demostraron con su presencia en el momento cumbre, el mítico desfile de banderas. Los asistentes españoles se sumaron al resto de aficionados, concretamente 7.500 moteros, procedentes de 32 países diferentes, que participaron en un recorrido de 32 kilómetros en los que se bordeó la preciosa costa portuguesa y sus espectaculares paisajes, para finalizar en el centro de la ciudad de Cascais. Resultó significativo el hecho de que se congregaran tal cantidad de motoristas, que a lo largo de 10 kilómetros solo había motos participando en el desfile.