BMW X5, poderío alemán

La marca alemana presenta la tercera generación de su todocamino más poderoso, el X5. El nuevo modelo tendrá motores de hasta 555 caballos.

BMW fue una de las primeras marcas que decidió ofrecer un modelo todocamino de lujo. Su X5 se convirtió rápidamente en un éxito en todos los mercados. La segunda generación vino a reforzar ese carácter por la vía de ofrecer sólidos argumentos -una carrocería de gran tamaño y prestancia, unos motores potentes y ahorradores y un aluvión de tecnología- para seguir siendo referencia entre los todocamino 'premium' donde se encuentra rivales como el Audi Q7, el Mercedes ML o el Lexus RX.

Y ahora la nueva generación, que llegará al mercado en noviembre, continúa por ese camino. En el diseño exterior no hay grandes cambios, aunque sí se aprecia que el nuevo X5 adopta un aire más similar al de su hermano pequeño, el BMW X3. Su longitud aumenta sólo 29 milímetros (mide 4,88 metros), mientras que el peso se reduce una media de 90 kilos, una rebaja que ayuda a conseguir una gran dinámica y a rebajar los consumos de forma apreciable.

En el interior tampoco se ha producido una revolución, aunque el salpicadero es completamente nuevo con un diseño semejante al empleado en los también renovados BMW Serie 5. El interior puede ofrecer tres filas de asientos -la tercera en opción- con lo cual puede acoger a 7 ocupantes con absoluta comodidad.

Los principales cambios, sin embargo, tienen que ver con la tecnología. Por ejemplo, en el apartado mecánico, estrena un motor de 4 cilindros y 218 caballos. Además, todos los BMW X5 incluyen el mando junto al cambio, que nos permiten seleccionar entre los modos de funcionamiento Eco Pro, Comfort, Sport y Sport +. Existe además la posibilidad de adquirir un BMW X5 sólo con propulsión trasera.

La oferta mecánica del renovado BMW X5 estará compuesta por los 35i de 330 CV. Por encima se sitúa el X5 50i xDrive que tiene un motor 4.4 V8 TwinPower Turbo de 450 CV. Más adelante seguro que llegarán las versiones M con potencias de 555 CV.

En diésel se ofrecerá en las versiones 25d de 218 caballos , aunque por encima se mantienen los 30d, de seis cilindros y 258 CV. El tope de gama diésel lo forma el X5 M50d que tiene el mismo motor del 30d, pero con tres turbos, por lo que su potencia se eleva hasta los 381 CV.

Más información sobre el BMW X5.