Peugeot 508, la berlina francesa de lujo

La segunda generación del Peugeot 508 tiene un interior más cuidado y más equipamiento. La gama está compuesta por motores de entre 131 y 224 caballos con precios que van de 27 250 a 47 200 € y también hay una versión con carrocería familiar. Peugeot ha reducido la longitud —mide 4,75 en vez de 4,83 metros— y la altura de la carrocería —cuatro centímetros menos— a la par que la ha ensanchado —tres centímetros—, lo que no perjudica la sensación de amplitud, la visibilidad y el acceso al habitáculo. Como ocurre en el resto de modelos de Peugeot, lo más distintivo del habitáculo es el diseño del puesto de conducción. El volante es más pequeño de lo estándar y el cuadro de instrumentos —que es una pantalla— se consulta por encima de él, no a través del interior del aro.

El 508 es un modelo ágil y estable, con el que se puede realizar una conducción precisa y que tiene una calidad de rodadura y nivel de ruido que nos han parecido similares a la media. Las ventanillas no tienen marco pero, a diferencia de ellos, en el 508 no es posible que sean de cristal laminado, un elemento que aumenta el aislamiento acústico.

Hay dos motores de gasolina —versiones 1.6 Puretech 180 (181 cv) y 1.6 Puretech 225 (224 cv)— y tres Diesel —1.5 BlueHDi 130 (131 cv), 2.0 BlueHDi 160 (163 cv) y 2.0 BlueHDi 180 (177 cv). Todas tienen cambio automático de ocho velocidades; solo la Diesel de 131cv puede tener también uno manual de seis. A mediados de 2019, la gama se ampliará con una versión híbrida enchufable de 225 CV. El sistema estará compuesto por un motor de gasolina de 180 caballos y otro eléctrico de 105. Según nos ha contado Peugeot, esta versión no supondrá una merma en la capacidad del maletero.

Hay cinco niveles de equipamiento llamados Active, Active Business, Allure, GT Line y GT. El Active trae como equipamiento de serie una pantalla de 8 pulgadas arranque por botón, retrovisor interior electrocrómico y el sistema de frenada de emergencia. El Active Business está ideado para flotas. En el nivel Allure, la pantalla es de 10”, incluye navegador, entrada sin llave, tapicería mixta de tela y piel y sensores de ayuda al aparcamiento, además de el aviso de obstáculos en el ángulo muerto de los retrovisores. Si se opta por el GT Line, se añade a lo anterior faros de ledes, unos asientos distintos que son calefactables y lunas oscurecidas. El equipamiento GT solo está disponible con los motores más potentes. Aquí Peugeot ofrece tapicería de cuero, amortiguadores controlados electrónicamente, llantas de 19” y cámara trasera.