• 1

De Guindos cuenta con los apoyos

España oficializa su candidatura a la vicepresidencia del BCE. El ministro de Economía luchará contra Philip Lane, gobernador del Banco de Irlanda, aunque dice disponer de los 14 votos necesarios para ser elegido.

  • Luis de Guindos, durante su comparecencia hoy tras el anuncio de que optará a ser vicepresidente del BCE.
    Luis de Guindos, durante su comparecencia hoy tras el anuncio de que optará a ser vicepresidente del BCE.
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

07 de febrero de 2018. 23:33h

Comentada
J. Martín/M. Arroqui.  Madrid. 7/2/2018

«Existe una posibilidad muy clara de que la candidatura española resulte elegida» para ocupar la vicepresidencia del Banco Central Europeo que el 1 de junio próximo dejará vacante el portugués Vítor Constãncio. Son palabras de Luis de Guindos un par de horas después de que el Gobierno desvelara su decisión casi al límite de que venciera el plazo. Para que se cumpla el pronóstico del actual ministro de Economía, España necesita el respaldo de 14 países, que además supongan más del 65% de la población, lo que en la jerga comunitaria se conoce como una mayoría cualificada. De Guindos aseguró que si finalmente es elegido para ocupar el cargo dimitirá «inmediatamente».

Lo que no ha quedado claro es qué hará en caso contrario, seguramente porque no contempla esa hipótesis. «Tengo mucho respeto por Philip Lane (actual gobernador del Banco de Irlanda) pero contamos con los apoyos. A día de hoy tenemos los necesarios para cumplir con la mayoría cualificada que se exige». El último en sumarse fue el del ministro de Finanzas de Eslovaquia, Peter Kazimír, que en su cuenta de twitter escribió ayer: «Felicidades. Gran candidato con las capacidades y experiencia necesarias para la posición de vicepresidente del BCE. Mi voto va para Luis».

Mes y medio de proceso

También, el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, alabó ayer el trabajo de De Guindos. «Luis es claramente un hombre que cuenta con grandes cualidades, un ministro de Finanzas con el que siempre he trabajado bien. Los que evalúen su candidatura son los que deben pronunciarse».

La elección del candidato se llevará a cabo el 19 de febrero en la reunión del Eurogrupo en la que se necesita la mayoría cualificada. Un día después, el Ecofin tomará la decisión. Tanto el Parlamento Europeo como el consejo de gobierno del Banco Central Europeo tienen que ser consultados. Ambos emitirán sus correspondientes recomendaciones, aunque ninguna de ellas es vinculante. El proceso finalizará con el nombramiento en el Consejo Europeo previsto para los días 20 y 21 de marzo. El candidato que salga elegido tomará posesión el 1 de junio durante un periodo de ocho años no renovables. El cargo de vicepresidente del BCE se acompaña de un salario bruto anual superior a los 334.000 euros (es el que percibió Vítor Constãncio en 2016, último dato disponible), casi cinco veces más que la asignación que De Guindos tiene como ministro.

El encuentro que el ministro mantuvo con los medios de comunicación ayer tuvo otros dos ejes: el perfil del candidato y debate sobre el deseo del BCE de incrementar el número de mujeres en la institución monetaria. De Guindos cree que lo que hay que tener en cuenta es la «defensa de la independencia del BCE y la tiene». Sobre su preparación en materia monetaria señaló que entre 2012 y 2013 había tomado muchas decisiones relacionadas con los temas bancarios. En el otro aspecto, cree que «hay tiempo suficiente porque en los próximos tres años tienen que ser renovados cinco cargos». Rehusó en todo momento polemizar con el PSOE y Podemos sobre la conveniencia o no de su candidatura. «No opino sobre terceros. Me quedo con el apoyo del PP».

Una decisión pactada

En lo que sonó a despedida anticipada, De Guindos agradeció el apoyo que siempre ha tenido del presidente del Gobierno «en las decisiones importantes y la confianza depositada a los largo de estos seis años. Hemos hablado muchas veces el presidente y yo y hemos considerado que era la mejor solución (la candidatura) para los dos».

¿Puede volver a repetirse la situación que se dio en 2012 cuando a González-Páramo le expiró el mandato en el consejo del BCE y que acabó llevándose Yves Mersch? De Guindos cree que la situación de España entre una fecha y otra no tiene comparación posible y recuerda que en su primera reunión con los ministros de Economía de la UE ya le dijeron que España no iba a renovar su presencia en la institución. «En 2012 estábamos en una recesión profundísima; hoy estamos en el quinto año de crecimiento del PIB, con la prima de riesgo en 67 puntos...».

Precisamente ayer la Comisión Europea previó que la economía española crecerá el 2.6% este año a pesar de la incertidumbre que pesa sobre Cataluña, lo que supone una revisión al alza de una décima respecto a los vaticinios del mes de noviembre. El informe hecho público ayer asegura que, «las consecuencias para el crecimiento de los recientes acontecimientos en Cataluña han permanecido contenidas» aunque también señala un posible «impacto» futuro cuya magnitud el ejecutivo comunitario no puede calibrar, al menos por el momento. Si se cumple la previsión de Bruselas, España volverá a ser la gran economía de la UE que más crecerá este año, por encima de Francia (2,5%), Alemania (2,3%), Italia (1,5%) o Reino Unido (1,4%)

Fuentes de la Comisión Europea adelantan una moderación del crecimiento a partir de ahora debido a entre, otros factores el impacto que puede tener en España el incremento de los precios del petróleo. Pierre Moscovici ve «posible» y «deseable» que España salga esta primavera del procedimiento sancionador y consiga situar esta cifra por debajo del 3%. Eurostat publicará el dato preliminar el mes de abril.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs