Las Ventas cerrará por reforma

El coso tendrá que cerrar sus puertas antes de lo previsto ya que al parecer no cuenta con el informe de sismología que asegure la celebración de los espectáculos con seguridad.

A pocos días de acabar la Feria de San Isidro y con la reciente celebración de la corrida de la Cultura y la tradicional Corrida de Beneficencia llegan nefastas noticias para la Monumental de Las Ventas en la primera temporada de Simón Casas y Nautalia al frente de Madrid bajo el nombre de Plaza 1. El coso tendrá que cerrar sus puertas antes de lo previsto ya que al parecer no cuenta con el informe de sismología que asegure la celebración de los espectáculos con seguridad, hecho que está dificultando sobremanera por parte del Ayuntamiento de Madrid la concesión de los permisos para cualquier evento que sea extra taurino. Por ello, parece ser que todas las partes, tanto Ayuntamiento, como Comunidad y empresa han decidido ponerse manos a la obra para subsanar los daños y llevar a cabo las reformas que permitan el uso de la monumental venteña como plaza multiusos.

Cuadra así que a partir del festejo del próximo domingo en el que están anunciados Uceda Leal, Iván Vicente y Ricardo Torres con la corrida de Martín Lorca no hubiera publicado ningún otro festejo, a pesar de que el empresario hubiera expresado su voluntad de hacer cosas muy distintas para esta temporada, como una Feria de Otoño extensa, en la que estaba programada la contratación de Alejandro Talavante, en la que iba a ser su quinta tarde en la Monumental este año en una feria con diez festejos. Lo cierto es que a estas alturas de la temporada y salvo el festejo del domingo no hay cerrado ningún cartel.

Tendremos que esperar para ver cuándo la Monumental cierra sus puertas con el fin de que la reapertura sea en el San Isidro de 2018. Todo un mazazo para la Fiesta y tendrá que negociar en las condiciones del contrato al que llegaron la Comunidad de Madrid con la nueva empresa gestora, el francés Simón Casas y la agencia de viajes Nautalia en este primer año. La plaza de toros, que es de 1929, es considerada Bien de Interés Cultural desde 1994, lo que implica otra normativa a la hora de reformarla.